05 junio 2006

LA GRAN VÍA, ATACADA

El genial cartel que el canal temático Sci Fi ha realizado para su muestra de cine nos lleva a los cinéfilos, inevitablemente, a recordar decenas de películas en las que los pérfidos extraterrestres destrozaban los símbolos de la civilización que suelen ser bien yanquis (la Casa Blanca, el Capitolio, el Golden Gate o Las Vegas en la gamberrada burtoniana de Mars Attacks!), bien la torre Eiffel o el Big Ben (summun europeo según los cánones hollywoodienses, al parecer) o, en las sagas de Godzilla o similares, desconocidos (para nosotros, claro) edificios nipones. Además, esas destrucciones eran de todos los tipos: desde las auténticamente cutres (¡gloriosa serie B, divertida serie Z!) o con un grado de detalle sobrecogedor (Independence Day o los trípodes de La guerra de los mundos como quintaesencia del terror exterminador).

Seguro que en algún lugar de internet se oculta una contabilidad de cuántas veces han sido destruidos en pantalla cada uno de esos edificios y símbolos. Por eso, creo que ha llegado la hora de exigir a nuestra industria cinematográfica, de una vez por todas, la entrada en ese hall of fame que supone ver cómo lugares por todos reconocibles son destruidos por platillos volantes, monstruos mutantes, robots descontrolados o cualquier otra fuerza, preferiblemente alienígena. Definitivamente, pasaríamos a jugar en primera división. Además, la técnica digital ya está a nuestro alcance (cualquier bloque publicitario en televisión nos lo demuestra), así que ya va siendo hora de que Álex de la Iglesia, o cualquier otro genio aún oculto, nos brinde la versión agigantada de la escena del anuncio de Schweppes de El día de la bestia: cambiemos el luminoso por la entera Gran Vía, y a Santiago Segura por un primo de Godzilla y echémoslo a rodar.

(¡Dios mío, me emociono sólo con pensarlo!)

17 comentarios:

Noa dijo...

Jajaja te emocionas eh?
Pues fíjate tu que de todas esas pelis de marcianos y bichos varios, la que más me gustó que recuerde es la reciente "La Guerra de los Mundos" de ese genio llamado Spielberg. Y no sale ningun emblema característico de EEUU.
Pero sí, tienes razón. Ya nos toca figurar, y si lo hace Alex de la Iglesia mejor.

Un abrazo.

Rosenrod dijo...

Pues tienes toda la razón... Al parecer, fue el mismo Spielberg el que no quiso que apareciese ningún monumento reconocible (al menos por el gran público, porque creo que ese puente sí que existe, y por supuesto está Boston, pero no lo vemos en plena destrucción). Quizá sea eso lo que lo hace tan imprsionante, porque tengo que reconocer que las escenas con los trípodes, sobre todo la primera, me impactan muchísimo...

¿Será porque, de niño, tenía pesadillas con ellos al leer el libro de H. G. Wells y ver las ilustraciones de mi edición? Puede ser. Pero retengo para mí el momento glorioso en que, al ver la película, vi alzarse al protagonista de mis pesadillas: era así, ¡claro que era así! ¡Qué gozada!

Otro abrazo para ti.

¿ysiestaveztequedaras? dijo...

A mi la guerra de los mundos es una película totalmente infravalorada y como dice Noa mola justo porque no se ven emblemas, ni Manhattan, ni ningún edificio mítico volando

El cartel... acojonante! es increíble... pero tengo una duda es la muestra que hace todos los años calle 13

Creo q si consigo ese cartel lo colacaré en mi habitacion

Rosenrod dijo...

Creo que sí, pero no estoy seguro; al menos, el canal es de los mismos.

Y pienso que, afortunadamente, somos muchos los que pensamos que, aunque con momentos fallidos, "La guerra de los mundos" contiene momentos de increíble buen cine, de lo mejor hecho en los últimos años en Hollywood. Alguna parte de la crítica lo ha visto, pero no demasiados. Pero ya sabéis que lo mismo sucedió con "Parque Jurásico". Creo que el tiempo jugará a favor de esta película.

Un saludo, y gracias por visitar mi blog. Bienvenido.

Noa dijo...

Siento que a la gente no le guste, pero para mi La Guerra de los Mundos es una Obra Maestra como un piano. La madre de todas las películas palomiteras. Disfruté como una enana viéndola. Y esos planos dando la vuelta al coche... por el amor de DIOR, es una absoluta maravilla.

Marnie dijo...

Hola! Yo también me alegro de haber descubierto tu blog :D De entrada, me mola mucho el nombre, y por lo que he visto de momento, también los contenidos :P

El cartel está muy bien, y ya va bien darles ideas, ya, que parece que andan faltos ;)

Saludos!

Rosenrod dijo...

Hola, marnie. Bienvenida; y sí que es verdad que darles unas buenas ideas no viene mal. Pero creo que, en este país, hay un problema: los que tendrían sentido del humor para hacerlo no tienen medios; y, a los que los tienen, les falta el sentido del humor. Témome que de ese lazo no salgamos.

Un abrazo.

¿ysiestaveztequedaras? dijo...

Gracias por la bienvenida...
yo con lo maleducado q soy y no te he dado la bienvenida al mío.. pues ya sabes, igualmente encantado


Lo decía xq un amigo me ha conseguido entradas para ese festival o lo que sea... y era para saber si se trataba de ese

Rosenrod dijo...

¡Nada, hombre! Pues si es en el cine Palafox, del 8 al 11 de junio, va a ser que sí. Yo, desgraciadamente, no me podré pasar (ya dicen que el trabajo es un castigo divino); espero que nos cuentes si hay algún bonito descubrimiento...

Matias dijo...

Oye, pues ya que habéis sacado el tema de La guerra de los mundos, yo coincido con muchos de vosotros. La peli se infravaloró y, sin embargo, tiene momentos del mejor cine. Los primeros cuarenta minutos de la peli me parecieron apabullantes, por la tensión mantenida en el relato durante toda esa parte; luego flojea, pero la peli brilla ahí de manera excepcional. Pido perdón por la autocuña, pero yo aplaudo esos momentos en esta crítica sobre el filme.

Cristina dijo...

Pues la verdad es que no soy una scifiaficionada, pero el cartel es cojonudo. Sólo se me ocurre algo aún más impactoepatante: Madrid atacada por una cucaracha mutante... Eso sí, en vez de la gran vía podían poner la calle Moratín...

Rosenrod dijo...

Matías, he leído tu crítica; como por algún motivo no he podido dejarte un comentario allí, te respondo aquí: de acuerdo con lo que dices, si bien discrepo en lo de la voz en off: creo que es de los hallazgos de la película, sobre todo al principio, porque sitúa a la película en la misma onda que el libro. Aparte de que, para los que amamos el libro en nuestra adolescencia (y hasta lo pasamos mal con la versión musical de Jeff Wayne, sí, lo confieso, ¡pero es que era un crío!), ese comienzo de "Nadie hubiera creído, a principios del siglo XXI...", es abrir inmediatamente la puerta para que entren en aluvión los recuerdos de nuestra infancia.

Mis peros van más bien en la dirección de la elección del protagonista (Tom Cruise está fatal, lo prefería en "Minority Report") y en la inserción de la escena de heroicidad, que no pinta nada en una película que, en realidad, nos está hablando, o lo pretende al menos, de la absoluta indefensión del ser humano frente a una catástrofe y un exterminio sin sentido. De hecho, y al fin y al cabo, Cruise no hace otra cosa que correr de un lado para otro, sin tener gran cosa qué hacer. Y el final bostoniano, evidentemente, también tiene tela que cortar... Y tampoco es que Tim Robbins tiene su mejor día, la verdad.

Ahora que lo pienso: cuando uno se pone a sacarle cosas malas a la película, le saca bastantes. Y sin embargo, sigue teniendo algo verdaderamente fascinante. Lo mismo que me sucede con "Inteligencia Artificial", una película fallida que, sin embargo, se queda grabada a fuego en la memoria y la retina. Es curioso lo que le pasa a uno con este hombre...

Rosenrod dijo...

¡Jajajajaja! No te preocupes, Cristina: cuando te scifiaficiones, te sobrarán bichos con los que solazarte mientras los contemplas destruir el mundo: hormigas, escarabajos, cucarachas, gusanos, moscas... Irás bien servida.

Un beso, y bienvenida por estos lares.

Matias dijo...

A mí la voz 'en off' que me chirría es la del final. La del principio, incluso me parece adecuada para ponerte en situación, además de darle un oportuno toque retro al inicio. Pero ese final con la voz explicando el desenlace me disgusta. Creo que algo parecido le ocurre a Spielberg en 'Munich': qué sentido o qué aporta esa escena de cama de Eric Bana mientras le vienen a la cabeza los 'flashbacks' de algo que no vivió. A veces, me da la impresión de que Spielberg peca de poner muchas 'guindas' al pastel y estropea con ellas un buen trabajo previo. Por supuesto, otros defectos que apuntas también están ahí: el personaje del Robbins apocalíptico metido con calzador y el papel de Cruise lo podría haber interpretado cualquier otro actor que corriese mejor que él, pues su trabajo se limita a eso.

Alfie dijo...

A mi me encantaría que los alienígenas destrozaran las Torres Kio, un petardazo no le iría nada mal. Me harían el hombre más feliz de Madrid, abajo la mala arquitectura. Por cierto te acabas de ganar un rincón en mi blog.

Rosenrod dijo...

¡Jajaja! Bueno, eso queda un poco lejos de la Gran Vía, pero supongo que también vale...

¿Qué tendrán las Torres Kío (o como se llamen ahora) para que tantos amantes del cine les tengan ganas? (al fin y al cabo, ya Álex de la Iglesia las señaló como el lugar de nacimiento del Anticristo).

Anónimo dijo...

Sr. Matías. Los textos que se leen en "La Guerra de los Mundos" corresponden al primer y último párrafo, respectivamente, de la novela original. Es un homenaje cariñoso a la novela que a mi no me choca nada. Cuestión de gustos, pero usted es crítico. Cachis.