23 septiembre 2006

DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE AMOR


Rodrigo García es hijo de Gabriel García Márquez, pero su mundo personal como creador cinematográfico está poblado, en lugar de por el realismo mágico de Macondo, por los personajes reales en ansias, temores y frustraciones que habitan las páginas de los relatos de Raymond Carver, ese trasplante del mejor Chejov a la Norteamérica cotidiana de vivienda unifamiliar, coche y centro comercial.

Y, como Carver, ha desarrollado un exquisito sentido para captar los momentos, perdidos en la rutina diaria, en los que el decorado oscila un instante y aparece la verdadera esencia de nuestras vidas. Lo consiguió ya en su opera prima, Cosas que diría sólo con mirarla, y lo vuelve a hacer ahora en su tercera película (la segunda, Ten Tiny Love Stories, descansa en el limbo de las distribuidoras, a donde van los títulos que no han pasado por el bautismo de su estreno) que, a pesar de ser un conjunto de cortos, pone en pie un retrato desolado de nuestra cotidianeidad, de la soledad compartida en la que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo y de la que no solemos ser conscientes hasta que hechos inesperados nos dicen lo que somos.

Los nueve relatos nos hablan de nueve mujeres que se encarnan en un gran reparto de actrices de los que, por sí sólo, merecen el pago de una entrada, acompañadas por hombres entre los que aparecen agradables reencuentros (¡qué poco se prodiga últimamente Joe Mantegna!). Y si las mujeres son las protagonistas no es por una actitud feminista (los personajes masculinos aparecen tan desorientados e infelices como ellas), sino porque, simplemente, al director y guionista se le da mejor, según propia confesión, crear papeles que puedan interpretar mujeres, y especialmente las de cuarenta y cincuenta años, lo más parecido a unas parias que pueda haber en el cine norteamericano (y sin embargo, ¡qué delicia ver a Kathy Baker, a Glenn Close, a Holly Hunter, a Sissy Spacek...)

Cada uno de los segmentos está realizado en forma de plano secuencia (alguno admirable, como el de Robin Whright Penn y Jason Isaacs en el supermercado, un prodigio de planificación y movimiento de cámara, más meritorio si se tiene en cuenta que la película, que costó tan sólo medio millón de dólares, se rodó en dos semanas con la mitad del equipo formado por estudiantes de cine), para enfatizar la sensación de fragmento extraído de la realidad. Una decisión que, todo hay que decirlo, funciona mejor en unos segmentos que otros, porque alguno parece demasiado forzado (el de la hija que espera a su padre para ajustar cuentas con él). Y son, además, historias no resolutivas: no hay un verdadero final, son más bien instantáneas vitales que definen a sus personajes, desde la pareja que acaba contando lo que no debería en una visita a sus amigos a una madre encarcelada que se desespera porque la anhelada visita de su hija se frustra por un estúpido problema técnico, a la mujer nerviosa que espera que la duerman para practicarle una masectomía, la embarazada que se topa de repente con un antiguo amor, la hija atrapada entre un padre inválido y una madre agotada o los encontrados sentimientos de una esposa que se ve responsable ante su primera infidelidad...

Con una intensidad que varía, y que curiosamente funciona mejor en los segmentos menos dramáticos (a excepción del primero de la cárcel), Rodrigo García demuestra que sus años de trabajo dirigiendo capítulos para series como Los Soprano o A dos metros bajo tierra le han dado una sabiduría a la hora de narrar que cristaliza en su capacidad para comprimir una existencia en doce minutos, y todo un mundo en casi dos horas. Y, como colofón, un impagable cara a cara entre Glenn Close y Dakota Fanning, un picnic en un cementerio en el que los cansados personajes de Chejov parecen encarnados en uno de los grandes nombres de Hollywood y la nueva niña de oro del cine. Y todo, por medio millón de dólares...

NUEVE VIDAS. Nine Lives. EE. UU., 2005. Color, 115 min. Dirección y guión: Rodrigo García. Intérpretes: Kathy Baker, Amy Brenneman, Elpidia Carrillo, Glenn Close, Stephen Dillane, Dakota Fanning, William Fichtner, Lisa Gay Hamilton, Holly Hunter, Jason Isaacs, Joe Mantegna, Ian McShane, Molly Parker, Mary Kay Place, Sydney Tamiia Poitier, Aidan Quinn, Miguel Sandoval, Amanda Seyfried, Sissy Spacek, Robin Whright Penn. Fotografía: Xavier Pérez Grobet. Música: Edward Shearmur. Producción: Julie Lynn. Vista en: Cine.

[+] Nueve vidas (crítica en DVD), en Rod@ndo

24 comentarios:

freddyvoorhees dijo...

Hace prácticamente un año que la vi y estoy conforme en lo que comentas de que alguno resulta más forzado y en alabar el travelling en la escena del supermercado (de lo mejor de la película de largo). Eso sí, la ultima historia con Close y Fanning a mí me dejó algo frío, quizá cosa del cansancio, que me habia tragado ya 4 películas y ese día y el cerebro empezaba a fallar...

Marnie dijo...

Yo creo que ésta la dejaré más adelante, porque este fin de semana, que aquí es de tres días, me interesan más "Gracias por fumar" y en segundo lugar "Mi súper ex-novia". A mí "Cosas que diría con sólo mirarla" me gustó, pero me da toda la impresión de que ésta es un poco más de lo mismo. Que tampoco importa siempre que esté bien hecho, pero prefiero ver algo más novedoso, qué quieres que te diga.

thalatta dijo...

Esto empieza a ser ya problemático, tendré que elegir, no puedo ver tantas buenas películas. Pero esta suena absolutamente arrebatadora :)

Rosenrod dijo...

Bienvenido, Freddyvorhees. Y no me extraña: enchufarse cuatro películas no es para cualquiera, y ésta quizá no sea el mejor tipo de película para ir la cuarta...

Yo espero verla hoy, Marnie (la de "Gracias por fumar"). Ayer vi "Tropical Malady"... aún estoy en estado de shock.

¡Jajaja!, a lo mejor me paso con el entusiasmo, Thalatta. ¡A ver si luego me vas a demandar!

Un saludo a los tres!

Vade retro dijo...

Me fascina el cine...un placer descubrir tu blog.
Gracias por tu visita, un saludo.

kasandra dijo...

Me gustó eso de las instantaneas vitales. Así que bajando está para luego poder opinar aquí. También la primera que citas. Porque he estado buscando algo de lo que he visto ayer y hoy ... y en tu blog no me lo he encontrado.

No te muevas, que quizás me gustó porque es una historia de amor que fue mientras la muerte la dejó. Y era un poco mi estado de ánimo del día de hoy. También el pasado...

Y ayer vi 'el hombre del tiempo'. Creí que había sido aquí donde leí la recomendación pero ahora no lo encontré. Y bueno, mi estado de ánimo de ayer a la noche también coincidía con lo necesario para que te guste quizás una película así

Un beso :)

Lluna de foc dijo...

Siempre que leo tu post, me entran unas gans locas de ver la peli que recomiendas, que bien! Esta me la apunto!
Besos

Donnie dijo...

Tengo ganas de ver esta película pero no la he visto por aquí...en fin...

Mucho buen cine viene y vendrá de ahora hasta final de año...y en enero y febrero las que terminan siendo Oscarizables...diox menuda nos espera!

Saludos!!

Daniel Quinn dijo...

Uff, ésta sí que no se me escapa, que necesito desintoxicación apichatpongiana, jeje.
De Rodrigo García ya me encantó su primera peli, que no me pareció que fuera valorada en su justa medida, y me apasionan Chejov y, sobre todo, Carver. Lo que hubiera podido hacer este hombre de no haber muerto tan joven me pone los pelos de punta. Todavía recuerdo cómo empezó a tontear en sus últimos relatos con el realismo mágico, lo cual combinado con la descarnada desazón que puebla sus obras provoca efectos impredecibles...

Saludos!!

Alex dijo...

No he podido verla aún, pero desde luego que caerá. Rodrigo García tiene crédito en la Antártida.

No sé cómo tratará la adolescencia a Dakota Fanning, pero si consigue mantener esa intensa y expresiva mirada (impropia de una niña de su edad), además del magnetismo y seguridad que desprende su presencia, será una actriz de una talla inmensa.

Como siempre, interesante crónica (y esta vez, breve), Rosenrod.

La navaja en el ojo dijo...

Sí, los hay muy buenos y otros con menos interés, pero es que hacer nueve cortos y que todos sean buenos, es como escribir nueve buenos relatos de un tirón. Más ejercicio que película. Pero no está mal.

Raccord dijo...

La verdad es que vendes bien la mercancía ;) No había oido hablar de ella, pero me encantaría verla. Lo de que sean cortos empalmados (en el sentido literal ojo) puede ser tanto bueno como malo, pero creo que cuando son tantos dan una visión mucho mas unificada y coherente que cuando son sólo tres o cuatro (lease Historias de Nueva York o Sin City aunque estén medio mezclados)

A ver si no actualizas mucho y me da tiempo a poner mi opinion antes de que esta entrada se pierda en el olvido ;)

Abrazos

pequeñoIbán! dijo...

mierda! se ha borrado lo que te había puesto

En resumen, tengo muchísima ganas por Nueve vidas porque la anterior me gustó mucho y que en efecto Kathy Baker me parece genial... sólo había que verla en Picket fences

Rosenrod dijo...

Fracias a ti, Vade; bienvenida.

Pues, Kasandra, no hay nada mejor que acertar con las películas más acordes con nuestro estado de ánimo. Me alegro de que hayas tenido suerte...

¡Qué responsabilidad, Lluna! Bueno, al menos me tranquiliza que creo que andas muy ocupada últimamente como para ver las películas; así, siempre me queda el beneficio de la duda ;)

Sí que se nota la mejoría, Álex. ¡Y que no baje el ritmo!

Comparto tu adoración por Carver, Daniel. Y tienes toda la razón: no es mala cura para una tropical malady...

¿Difícil, Navaja? ¡Dificilísimo! Yo creo que le ha salido algo más que un ejercicio, si bien con algunos más flojos. Sin embargo, no se me hizo pesada en ningún momento, algo que siempre acecha en las películas que son colecciones de cortos.

Creo que en este caso el conjunto funciona, Raccord. Y la verdad es que lo de actualizar, simplemente, me sale así: se acumulan los títulos (pero siempre quedan más, uno se siente como un Sísifo bloguero :) )

Yo adoro a Kathy Baker. ¡Qué pena que se prodigue tan poco! Y siento que Blogger te haya hecho la faena borradora, festivalero.

Gracias a todos; un abrazo!

eskaks dijo...

La pude ver el sábado, no me gustó mucho..
Las 9 historias se entrelazan de una manera muy rara, si es q llegan hacerlo de verdad, quedan muchos flecos en el aire.. y algunas escenas mega-exageradas..
La idea es buena, creo q falta pulirla y la realidad no se corresponde..
Es mi modesta opinión, Gracias por dejarla sonar por acá y Salutacions a tod@s..
Por cierto, el día anterior volví a ver, -hablando de 9's- 9songs, esa si q no tiene desperdicio, una lección, creo, de amor por encima de todo, aunq muy bien camuflada de drogas, seXo and Rock and Roll!!!

Besos

Lucinda dijo...

Vaya, pues tiene un reparto de actores realmente bueno (Jason Isaacs es brutal), y ¡Glenn Close!... No había oido hablar de ella. Rosenrod, me estás engordando la lista de películas... :)

¡Así que gracias!

Rosenrod dijo...

Gracias, Eskaks; la verdad es que yo hasta le quitaría el atisbo de cruce que tienen las historias, las habría dejado más autónomas. Y en lo que coincido contigo es que me gustan más las más sutiles a las dramáticas, a excepción de la primera, que me dejó clavado en el asiento.

De nada, Lucinda; para eso estamos :)

Gracias a las dos!

Alvy Singer dijo...

Acabo de ver su primera película, y está muy bien, aunque quizá la sensación de "todo está conectado" al final termina haciéndola muuuy rebuscada. Es una bella primera película y el tipo tiene talento.

Pero discrepo en Carver: aunque es muy bueno, al Chéjov norteamericano tiene nombre y apellidos: John Cheever. Carver le dedicó un cuento llamado "El Tren". Y a Carver le acompañan otros con tanto o más talento que él: desde Salinger con sus 9 cuentos que estuvo antes, y después me parece a mí que Lorrie Moore demuestran que en el relato norteamericano hay mucho (más) talento más allá de Carver.

Rosenrod dijo...

Bienvenido, Alvin. Tienes toda la razón: son muchos los escritores norteamericanos que han rastreado como nadie en el lado oculto del sueño americano, esa mezcla de frustración y aburrimiento que lo impregna todo como una neblina pegajosa. Por supuesto que está Cheever, por supuesto que Lorrie Moore y sus "Pájaros de América", y Shepard, y Ford...

Por cierto, uno de mis libros de cabecera es la "Antología del cuento norteamericano", de Richard Ford. Leyéndola, te das cuenta de hasta qué punto el mapa de lo que somos está trazado en las páginas de esos escritores.

Eso sí: de la muerte de Chéjov escribió Carver. ;)

Gracias por pasarte por aquí; vuelve cuando quieras.

kasandra dijo...

Pues hoy he vuelto a acertar gracias a ti. Acabo de terminar de ver 'Cosas que te diría con solo mirarla'. Y ha sido un rato muy intenso e interesante.

Gracias, por tenernos tan al día
Un beso :))

Rosenrod dijo...

Me alegra que te haya gustado, Kasandra. Creo que este hombre (aún a riesgo de pasarme de listo, pues al fin y al cabo soy un hombre y no sé hasta qué punto podemos valorar eso) tiene una especial sensibilidad para observar y expresar el universo femenino, alejándose de lugares comunes.

Otro beso para ti!

kasandra dijo...

Estoy de acuerdo. Pero sabes lo qué me ha sucedido? Que quizás vi la anterior demasiado seguida a esta de 'Nueve Vidas'. Y una semana no es lo que ha tardado Rodrigo García en separarlas... Yo la tenía demasiado reciente y con Nueve Vidas, al repetir incluso alguna protagonista.. no sé, he tenido la sensación, ya sabes, cuando vi entrar aquella madre 'semi-incestuosa', de que al final el enano la había sembrado de diminuto esperma y entraba en el hospital a abortar. Sí, me gustó. Pero no me impactó como la primera. A pesar de que el dramatismo que alcanza en la historia de la cárcel, y sobre todo la de la chica negra es muy intenso e impactante. Creo que haces una película y es una fórmula maravillosa, pero creo que si repites, o es que sentiste que no lo decías todo, o tal vez que ya te has encasillado. No sé. Procuraré citarme con Rodrigo García dentro de un año o así, para volverme a sorprender. Pero mira, la última historia, me atrapó el corazón. Y pocas cosas quedan tan estupendamente relatadas como el deseo, cuando ese sordo se folla de aquella manera en el funeral de su esposa a su amor del alma

Un beso :)

Rosenrod dijo...

Sí que no es tan redonda como "Cosas que diría sólo con mirarla". Rodrigo García es un poco como esos escritores que vuelven una y otra vez a sus temas, intentando sacar siempre los matices que se le escaparon... Y la que aquí no se ha estrenado, la segunda que va entre estas dos, creo que tiene también el mismo tenor.

A lo mejor sí que no es bueno verlas seguidas, como no es bueno muchas veces leerse dos libros seguidos del mismo escritor: mejor dejarlos que nos vayan acompañando en el tiempo...

Un beso, Kasandra

Una vez el dijo...

Estoy totalmente deacuerdo con lo que lei en este articulo ojala sigan existiendo este tipo de articulos en la web muy interesante, felicitaciones.
P.D: dejo este comentario 2 años despues del ultimo porque estoy haciendo una consulta jaja
SALUDOS.