11 noviembre 2009

AGRIDULCES RAMMSTEIN


Sensación agridulce tras ver el concierto de Rammstein. Por un lado, un show impecable en lo escénico, con una estética a medias industrial y apocalíptica, entre futuro de 12 monos, falla valenciana (por las tracas y los fuegos artificiales) y su correspondiente y prolífico uso de fuego y llamaradas. Por otro, un sonido de lata que hacía difícil distinguir las canciones (o al menos, en lo alto del Palacio de Deportes, donde nos encontrábamos). Aún así, dos cosas a destacar: 1) El teclista, el más animado que haya visto nunca en un concierto: no sólo aparentó que le cubrían con metal fundido, sino que se pegó una bonita caminata sobre una cinta situada entre los teclados, y remató literalmente “navegando” sobre el público en una barca hinchable. Y 2) El grupo de adolescentes acampadas a las puertas del palacio para ver, hoy, a los Jonas Brothers. Ante su genuino entusiasmo, las camisetas negras y los toques más o menos siniestros parecían poca cosa.

8 comentarios:

An dijo...

jejejeje, pues a mi deve ser que me gusta el agridulce...me gusta como suenan, aunque claro esta no e podido estar en el concierto...Saúdos e apertas...
P.D. Cuanto mal está haciendo disnei. Saúdos

Anónimo dijo...

Yo añadiría:
3) Impresionante batería
4) El cantante-funcionario, con sus tres movimientos aprendidos y ningún esfuerzo adicional.

figaro33 dijo...

Siguen haciendo lo del cohete qu estalla en la torre de sonido cuando empieza "Du Hast"???

Por cierto..que pelí veremos el lunes? ;-)

CHucky dijo...

Buenas, Rosenrod. Aquí, CHucky.

Efectivamente, el sonido en las primeras filas no era malo, pero en el resto del estado era patético (lo sé porque solo aguanté 4 canciones adelante; hay mucho hijo puta que se dedica a empujar en los conciertos y que merece la muerte).

Flake, el teclado, es D10S; y dicen los rumores que está griposo, pero sigue siendo el mejor.

La voz no se distinguía, fallaba mucho. Dicen los rumores que Till cantó "Frühling in Madrid"... ¿alguien lo distinguió?

El bajo se acoplaba. Más bajo no se puede caer. Hay que despedir a esos técnicos de sonido ya.

En cuanto a la escenificación, muy buena; quizá faltó fuego y traca, pero muy metafórica, preciosa.

Quizá en Berlín...
AU!

Rosenrod dijo...

Pues mil gracias por la crónica, CHucky, ya veo que no fue sólo cosa de las últimas (y superiores) filas... vaya por Dios. Pero lo de Flake fue impresionante, veo que en eso sí que coincidimos. Y si dijo en algún momento la palabra "Madrid" no sabría decirlo (tampoco si hubiera dicho Könnisberg, eso sí, porque no se entendía ná de ná). Coincido con Anónimo, por otro lado, en las otras dos apreciaciones.

Y respecto a las dos cuestiones planteadas: 1) Sí hay cohete (si es que seguía siendo la misma canción, claro), pero para dar baños de espuma al público, en plan fálico y tal. Eso sí, explosiones, tracas y petardos cual Noche de San Juan. Y 2) ¿La película? ¡Ah, misterio misterioso! ;)

Anónimo dijo...

yo estaba acampando para ver a los Jonas

Azid Phreak dijo...

Yo me quedé sin entradas en Madrid y en Bilbao (este creo que es hoy). La verdad es que la palabra envidia es poco para describir lo que corre por mis venas.

Odio a muerte a Peter Pan!!! Grrrrrr.

Armando dijo...

Joer, después de ver Mi vecino Totoro, a un concierto de Rammstein!!!

Sí que somos raros, raros de cojones!

Pero acaso no seamos tan pocos