27 noviembre 2009

CORALINE NO PIERDE SI LE QUITAS UNA DIMENSIÓN


Recupero en DVD Los mundos de Coraline y, aparte de volver a introducirme en una de las historias más fascinantes y subyugantes que nos ha dado la animación en los últimos años, me planteo si de verdad el 3-D va a ser una revolución o una simple moda. Me encantó verla con las gafas, pero ahora que he vuelto a la bidimensionalidad para la pequeña pantalla (¡miedo me dan las gafas de cartón acharoladas que vienen con la película, éstas sí similares a las de tantos dolores de cabeza de años ha!), sigue siendo espectacular, bellísima, colorida, tétrica, divertida e inquietante... Y si quitarle algo así no altera el producto, ¿de verdad serán tan necesarias las tres dimensiones? Veremos si James Cameron nos resuelve la duda...

5 comentarios:

An dijo...

hombre, no creo que sea una moda por la sencilla razón de que a las productoras no les interesa que sea una moda...me esplico... Las productoras estan imbirtiendo mucho para que sea "el futuro" hasta el punto que mi cuñado que trabaja de post productor free lance (que manera más chic de decir autonomo) se a tenido que comprar monitor 3D y toda la perca...eso si, mola ver en un monitor la sensación casi de imax, que ni por asomo logra el 3d de las salas combencionales. Saúdos e apertas

Vade retro dijo...

Hola, hace mucho que no te dejaba mi huella por aquí...Esta peli la ví hace algún tiempo y también me encantó. Me metí tanto en la historia que disfruté mucho, extraño en mí ;)

Anónimo dijo...

¡¡Es Comeron!!

jordim dijo...

Como dice Berto, vale ya hemos probado lo del 3D, ahora vamos a seguir haciendo cine.

Rosenrod dijo...

¿Comeron? Y ése, ¿quién é?