02 diciembre 2009

LA MUERTE DE UN COSMONAUTA


En La Vanguardia del día 27 leí la noticia de la muerte de Konstantin Feoktistov. Un nombre que, evidentemente, no me decía nada, si no fuera porque se trataba de uno de los últimos representantes de la gloriosa generación de cosmonautas de la quinta de Gagarin. Fue, además, el primer científico en subir al espacio: era el segundo del ingeniero jefe y, cuando se discutió la posibilidad de ampliar a tres personas la capacidad de las naves Vostok, él se opuso. Según la nota de Gonzalo Aragonés, "se dice que sólo se dejó convencer cuando Korolyov propuso que el tercer tripulante fuera él". Y se consiguió a base de suprimir los sistemas de expulsión de emergencia de los asientos de los cosomonautas y las escafandras. Todo un símbolo de una época pionera, heroica, uno de esos relatos que me bebía de niño y que ahora, cuando parece que la carrera espacial ya no es prioridad, parecen más cercanos al mundo de Julio Verne que a la realidad.

2 comentarios:

Otro Anónimo distinto dijo...

Seguro que era un gran científico ¡a juzgar por su corbata!

jordim dijo...

estos tipos si que vven su vida a tope.. joer..