31 mayo 2006

EXPLÍCAME LA INCOMUNICACIÓN

Para los que aún no la hayáis visto, aquí podéis encontrar una de las joyas del último año en el apasionante, a ratos extenuante, otros tedioso y demasiadas veces poco estimulante mundo del corto. Acudir a un festival es enfrentarse, con excesiva frecuencia, a obras recargadas, autosuficientes, pedantes o, en el otro extremo, sofocadas por la provocación rutinaria o el gamberrismo fácil.

A La explicación, sin embargo, no lo adornan ninguna de esas virtudes. Al contrario, es imposible dar mayor lección de cine en tan poco espacio: diálogos engarzados en un mecanismo de relojería, dos intérpretes en estado de gracia, una estupenda fotografía, y la dosificación de unos elegantes movimientos de cámara que literalmente mueven a los personajes... Un único escenario que, sin embargo, transmite un acusado dinamismo para narrarnos una historia de una enorme tristeza.

En fin: chapeau!, Curro Novallas. Y una aclaración para los malpensados: quien esto suscribe no es ni familiar ni amigo ni conoce de nada a los participantes en el corto, y está dispuesto a jurarlo ante notario si fuera necesario.

LA EXPLICACIÓN. España, 2005. Color, 10 min. Dirección y guión: Curro Novallas. Intérpretes: Gustavo Salmerón, Ximena Suárez.Fotografía: Javier Palacios. Productores: Mónica Bas, Koldo Zuazua. Vista en: DVD (Fotogramas en Corto).

3 comentarios:

Matias dijo...

Ya había visto el corto, pero lo he vuelto a disfrutar. Me gusta esa idea de usar toda suerte de subterfugios para evitar decir a la otra persona la cruda realidad: ya no la quiere. En el fondo, encierra mucha verdad el argumento: hay relaciones que pueden seguir por la inercia de los años sin que haya ya sentimientos afectivos de por medio. Al menos aquí, aunque "la explicación" sea de lo más rocambolesca, se termina por decirlo. Ah, y es chulo el cierre del corto con la canción 'Comment te dire adieu' cantada por Jane Birkin y el 'friki' baile de los protas.

Por cierto, recomiendo también otro corto en el que actúa Gustavo Salmerón: 'Diez minutos', una interesante reflexión sobre nuestro gélido mundo de relaciones extremadamente oficilistas y faltas de humanidad.

Noa dijo...

El corto es bueno, sí señor, lo había visto antes y el baile final es descojonante, con perdón.

Por cierto, mirando tus anteriores entradas he visto el comentario de Hard Candy, y oh dios, el cuento de Caperucita! En mi último post hago una reseña sobre Hard Candy introduciendo un poco la historia "real" de Caperucita. Veo que no soy original, muy mal. jejeje

Interesante blog, te felicito.

Un saludo, nos seguimos leyendo.

Rosenrod dijo...

¡Jajajaja! No te preocupes, que coincidamos sólo quiere decir una cosa: ¡que tenemos razón! :-)

Gracias por asomarte por este blog. Y por supuesto, nos leemos.

Un saludo.