12 abril 2007

LA NUEVA MIRADA



Ya no se puede negar que el cine está viviendo una revolución, la enésima y, desde luego, no la última. Tras una primera etapa de pura hipertrofia, en la que los efectos especiales literalmente se comían las películas, barriendo cualquier otro aspecto, últimamente están llegando a nuestras pantallas una serie de propuestas que, por fin, integran las posibilidades de las nuevas tecnologías para construir algo con pretensiones de novedad. Y este cambio, por primera vez, va más allá del simple pegote avasallador: definitivamente, nos encontramos con un cambio profundo en el punto de vista de la mirada cinematográfica.



Quién iba a decir que las aportaciones visuales de nuevos medios narrativos como los videojuegos iban a afectar de tal manera a la forma de plasmar la realidad. Y, como en tantas cosas, hay que buscar en los pioneros visionarios (encabezados, una vez más, por san Murnau y su concepto de la "cámara desencadenada") el impulso primigenio, la necesidad de romper las estrecheces del cuadro y de la contemplación pasiva para crear una sensación de vivencia. No necesariamente real, pero sí una vivencia única, una experiencia que hiciese del cine un arte verdaderamente grande, incomparable y único.


Y, cómo no, fue el viejo zorro de Spielberg uno de los primeros en darse cuenta de que el nuevo juguete iba mucho más allá de los toscos usos que muchos querían darle. Si La guerra de los mundos es revolucionaria, no lo es por su guión endeble o por la limitada actuación de Tom Cruise, sino porque pone toda la carne en el asador para hacer un apocalipsis a escala humana, introduciendo la mirada del hombre de a pie que escapa entre semejantes que se evaporan y fugaces vistas de la máquina aniquiladora distorsionadas por el reflejo del sol o la propia imposibilidad de mirar atrás. Con su forma de integrar al espectador, de traerle una perspectiva que antes le era hurtada porque era contemplada desde fuera, comprendió cuál debía ser el camino por el que el cine espectáculo en un principio, pero también el resto, debía transitar para no convertirse en una pieza de museo frente a otros soportes mucho más dinámicos.

En los útlimos meses varios títulos, producidos en lugares diferentes, con intenciones igualmente diversas, pero una eficacia similar, han elevado la apuesta y confirmado su absoluta vigencia: del hiperrealismo de Hijos de los hombres o la secuencia de apertura de The Host al manierismo extremo de 300, las posibilidades se multiplican con cada nueva propuesta. El camino abierto es, sin duda, uno de los que promete mayores maravillas; y, a la vez, supone una transfusión de sangre joven, llena de vitalidad y energía, que vuelve a demostrar que el cine y su centenaria lucidez están más vivos que nunca.

24 comentarios:

An dijo...

tengo muchas ganas de ver the host :), me parece que tiene una aplicación inteligente de la tecnologia, un saludo ;)

Lucinda dijo...

Pues tras tu elegante alegato de este nuevo impulso cinematográfico que mezcla osadía con cuidadísimos efectos especiales (profundamente estéticos en el caso de "300" o angustiosos en el de "La guerra de los mundos" (¿entraría también los efectos de "Titanic" o "Poseidón"?), sólo puedo decir que ojalá sea cierto y tengas razón... y que, además, cada vez nos ofrezcan, aparte de calidad visual y espectacularidad, algo menos de infravaloración de la capacidad mental del espectador... :)

Un besazo.

Maria Del dijo...

EL domingo si la peli sigue, iré al cine a ver 300, ya te contaré mi humilde opinión sobre las nuevas tendencias del cine actual...
Un saludo

atuaire dijo...

Una opinión que comparto, rosenrod. Buenas películas todas.
Todavía no he visto Hijos de los hombres, y eso que ya está en videoclub. Eso si es tener delito.

Saludos.

Rosenrod dijo...

Las secuencias en las que aparece el monstruo son de antología, An; quizá más sobrecogedoras porque suceden a plena luz del día, sin sombras que preparen... me parecen un prodigio. Además, creo que es el único apartado en el que ha habido consenso con la cinta, y es que considero que es inatacable.

Lucinda, es como todo: dependerá de la habilidad de quien lo utilice. "Poseidón" y "Titanic" yo nos las incluiría en esta idea, porque tienen un concepto más "antiguo", de gran película de espectáculo apabullante (la segunda menos que la primera). A mí, lo que me fascina es esa perspectiva de introducirte en lo que sucede en la pantalla, optando incluso por los defectos o inconvenientes de un mal enfocado, un temblor de cámara... Cierto que "300" es la que menos tendría de esto, pero aún así la relaciono con las anteriores con esos momentos más cercanos al videojuego que al cine clásico, que recuperan el punto de vista del jugador, y que se ensamblan tan asombrosamente con lo estrictamente cinematográfico. Por eso creo que las cuatro parten de una idea básica común, si bien luego toman caminos diferentes (que al fin y al cabo, es de lo que se trata: qué odiosas son las uniformizaciones, y más las creativas).

Bueno, María del, ya ves que no puede haber mayor polarización con esta película: o el horror o una maravilla. A ver con qué carta te quedas...

Te la recomiendo fervorosamente, Atuaire. No es el guión lo que más me fascina, pero el puñado de planos-secuencia que atesora son para ponerlos una y otra vez en las clases de cine.

Un saludo a todos y ¡buen fin de semana!

Thalatta dijo...

A mi me parece estupendo que hagan uso de lo que sea siempre que no descuiden lo demás. Me encantan los superefectos y el uso del ordenador o lo que sea, pero eso sin sentimientos... sin el algo más, no sirve de nada, la verdad.
(Tengo unas ganas de ver "300" más que nada por ver con quién coincido jajaja si con los que "no" o con los de "si")
Buen finde!!! besos

Crunch dijo...

Para mi la pionera de todo esto es Matrix.
La primera, claro está, las otras dos en mi realidad alternativa no fueron rodadas nunca.
Lo que pasa que como toda obra visionaria ha creado una escuela de imitadores de todo a 100 que como siempre se quedaron en la superficie del asunto.
saludos!!

Barry dijo...

Otra vez, y como suele ser habitual, estoy totalmente de acuerdo contigo. Esta nueva era de los efectos especiales (auspiciada por el advenimiento del cine digital) ha generado tanto buenas películas -como las que comentas- como churros de los grandes (como toda la morralla que nos endilga cada año el cine norteamericano), pero lo que parece estar claro es que a abierto un nuevo panorama (que muchos comparan con la llegada del cine sonoro) lleno de posibilidades y que todavía nos puede deparar muchísimas sorpresas.
De todas formas también cabría añadir que todo este tipo de adelantos técnicos han contribuido a mejorar el cine que en otros tiempos jamás habría utilizado este tipo de efectos, películas de estilo y corte realista que, con la ayuda de las nuevas tecnologías, consiguen transmitir su mensaje de una forma mucho más directa al espectador, como por ejemplo Salvar al soldado Ryan (que no por casualidad es obra del gran Spierlberg) que ha marcado un antes y un después en la forma de filmar las batallas.

Un saludo a todos,
Barry Collins

Andrew dijo...

Hi.
No hay duda que el cine ha ido revolucionando poco a poco y este 2007 se han convertido las contonuaciones o partes de películas, por ejemplo: Spiderman 3, Duro de matar 4, entre otras.
Una d elas peliculas que fu muy mal es La Guerra de los dos mundo, nada que , lo que llamó la atencion fueron sis efectos especiales, pero al era de Spielberg creo que ya fue, y por supuesto que Host tiene una propuesta diferente con una inteligente tecnología, eso se espera para la segunda parte.
Bye.

pequeñoIbán! dijo...

Cierto, cierto, aunque ni lo había pensado. Pero la verdad es que está bastante bien que el festín de efectos especiales no se coma la película,porque a veces la infografía se pasa de lista. Espero que superemos esa eetapa. De todas maneras, por mucho que duela alguno, Titanic ya en los 90 fue un buen ejemplo de como integrar la historia en los f/x...

Rutenman dijo...

El antes y el después en el campo de los efectos especiales en el cine fue sin duda Terminator 2, que demostró al mundo que cualquiera con un PC y un poco de idea de Maya podía recrear la puta biblia en verso.

Y en cuanto a lo que dice Crunch de Matrix, creo que estoy en desacuerdo, la técnica de detener el tiempo (tiempo congelado) ya había sido utilizada en otras películas, lo que pasa es que Matrix lo llevó al extremo.

Saludos.

Rutenman dijo...

No había leído el comentario de Barry, y coincido en que posiblemente fue Spielberg en Salvar al soldado Ryan quien introdujo esa tendencia de la que habla Rosenrod en el artículo (hiperrealismo creo que le llaman), al menos en las producciones importantes, y que luego ha influido en futuros títulos como la citada Hijos de los hombres.

Darthz dijo...

Es lo que trae todo este avance tecnólogico, y que, pese a que muchos se quejen de ello, no es un retraso como se puede ver desde la perspectiva del que sólo se busque peliculas palomiteras y de pasar el rato; siempre que se haga bien, se puede hacer una buena película y con estos efectos de este siglo cada vez más maravillosos.

Una sonrisa.

Donnie dijo...

si me permites, me remito a tu gran frase "...que vuelve a demostrar que el cine y su centenaria lucidez están más vivos que nunca"...

Gran post! me ha parecido maravilloso!

Un saludo!

Alex dijo...

Al margen de que nunca llegaremos a estar de acuerdo en lo referente a "300" (ninguna de sus propuestas, incluida la estética, me parece novedosa), me alegra que cites "La Guerra de los Mundos", película que, en mi opinión, tantos inmerecidos palos recibió.

La innovación es siempre compleja. Aún hoy día se siguen enseñando técnicas de encuadre propias de los años cincuenta. No hace mucho, un crítico televisivo alababa la perdida costumbre de encuadrar el cuerpo completo de los actores (pies incluidos) en los planos medios/largos, no digo más.

En cualquier caso, que el siguiente paso, cara a la innovación estética, pasa por los F/X, es un hecho tan innegable como frustante. Sigo pensando que estamos aún lejos del límite posible como para delegar en los ordenadores toda nuestra imaginación.

Prueba de ello, la impresionante, y no exenta de polémica, fuerza visual de películas como "Old Boy".

Saludos, Rosenrod.

Raquel dijo...

Eso es lo bueno que tiene el cine, tanta posibilidad de exploración.

Saludos.

Pol dijo...

Yo no se si estamos viviendo una revolución o una coincidencia...si que es cierto que hay una intención de...que ya es mucho. Yo realemente creo que la conjunción perfecta entre innovaciones y cine de calidad es posible, pero como siempre la variable económica esta demasiado presente.

Saludos!

Cineahora dijo...

Lo peor sería anclarse sólo en lo clásico, y lo más purista. El cine está en constante evolución, por algo también es una arte viva.
Aunque esta nueva revolución (basada en el avance de los efectos infográficos, o las mecánicas de los videojuegos...) parece recrearse más en la forma que en los contenidos. Pero ahí están algunos maestros (entre los que incluyo Spielberg, o Park Chan-Wook, entre otros), para demostrarnos que la forma, los personajes y el guión pueden avanzar juntos.

Vargtimen dijo...

Hombre, son películas impresionantes desde un punto de vista visual.
El problema con estas películas es que descuidan mucho a veces otros apartados, como el argumento, que le darian mayor consistencia como películas.

"300" me parece una mierda. "Hijos de los hombres" es brillante técnicamente y con la de Spielberg me lo pasé bien, pero...

Rosenrod dijo...

Thalatta, estoy 100% de acuerdo contigo. Y por eso he querido señalar que empieza a haber una serie de obras que utilizan la tecnología como medio de expresión, integrándolo perfectamente en el resto de la película.

La verdad es que creo que "Matrix" apuntaba maneras, pero que no llegaba a dar el paso de las que cito, Crunch. Aunque quizá sea cierto que fue un paso en la dirección correcta.

Estoy totalmente de acuerdo, Barry, y eso es lo que me parece verdaderamente revolucionario: cómo ha calado de su ámbito natural de nacimiento (cine de fantasía y gran espectáculo) al cine más intimista y necesitado de realismo.

A ver qué tal se dan esas partes que adelantas, Andrew...

Otro paso en la dirección correcta, Pequeñoibán; pero creo (supongo que porque por entonces la tecnología no daba para más) que no llegaba a dar el paso de cambiar la perspectiva: a pesar de su apabullante envoltorio, creo que se trata de una obra bastante más clásica de lo que se pensó en su momento.

Pues sí, Rutenman, creo que tenéis razón: ya "Salvar al soldado Ryan" apuntaba en esa línea...

Estoy de acuerdo, Darthz: ni quitan ni ponen, todo depende de cómo se utilicen.

Muchas gracias, Donnie; me alegra que te haya gustado.

Álex: tienes toda la razón. "Old Boy" entraría totalmente en esta tendencia, y creo que de ahí viene parte de su fuerza (aparte de lo excelentemente bien utilizada que está le tecnología y la planificación). Merecería añadirse a la lista y pasar del cuarteto al quinteto.

Y que se utilice a fondo, Raquel, sin quedarse en lo fácil y estrepitoso.

Es cierto, Pol; pero a veces ocurre el milagro y, para ello, tiene que haber gente intentándolo continuamente, para que suene la flauta.

Sí, Cineahora: es una herramienta más al alcance de quien la quiera (y la sepa) utilizar. Y hay unos cuantos que nos han demostrado que saben...

¡Jajaja, Varg! Se puede decir más alto pero no más claro.

Un saludo!

Jordim dijo...

Los ejemplos que has puesto hacen pensar en revolución desde luego; parece que finalmente el cine se fusiona con el efectismo para crear universos brutales tanto visual como cinematográficamente. Lo de The Host y Cuarón no tiene nombre; vivas pruebas de que el cine de calidad puede ser espectaculo

Director's Cut dijo...

Que digan lo que quieran, pero la versión de Spielberg de "La Guerra de los Mundos" me gustó muchísimo. Es un maestro de FX y lo dejó claro, además sus toques propios le dan un no se que, que me ha fascinado siempre.

Hijos de los Hombres, pendiente por verla, al igual que Host, que me he quedado con las ganas. Le llevaba tiempo siguiendo la pista y cuando la estrenan, se olvidan de mi ciudad... En fin...

Gran post Rosenrod! ;)
Un saludo!

Dark Euridice dijo...

¿En serio te parece una revolucion?
Creo que este sistema de representacion en realidad viene sucediendo hace ya un tiempo mas o menos considerable.... ademas es medio como el refinamiento o acrecentamiento de lo que ya se hacia, solo que ahora quizá lo logran mejor o la gente lo esta entendiendo de otro modo. Cada vez mas cámara subjetiva que captura el espectador, cada vez mas rápidez en la imagen y los acontesimientos, y más espectacularidad. Si a esto te referís, no lo veo nuevo, es la misma tendencia de siempre. Claro que no soy erudita en el tema (ejem, de artes plasticas se algo, pero de cine no mucho.... :()

Otra cosa.... por qué decís que 300 es manierista? Me explicás?

Rosenrod dijo...

Dark, tienes razón que no es nuevo... que se quisiera hacer (yo mismo pongo el ejemplo de Murnau). El problema era que, con la tecnología existente, era simplemente imposible llevarlo al extremo con que lo llevan estas películas, y algunas otras que han citado otros blogueros en sus comentarios, y eso es lo que ha terminado de abrir una posibilidad que, hasta ahora, lo tenía mucho más difícil para lograr integrar de verdad y hasta el último extremo la experiencia subjetiva.

Y respecto al manierismo de "300", y poniendo de antemano todas las precauciones porque soy consciente de dirigirme a alguien con, desde luego, más conocimientos de artes plásticas, me remito a la definición que de "manierismo" hace el Diccionario de la Lengua Española: "Estilo artístico difundido por Europa en el siglo XVI, caracterizado por la expresividad y la artificiosidad". Y creo que "expresividad" y "artificiosidad" las tiene, y a raudales, "300"...

Un beso!