19 abril 2007

LOS GRISSOM CINÉFILOS

Puede que a muchos no nos diga gran cosa el nombre de Luciano Berriatúa. Y sin embargo, sin su labor no podríamos contemplar gran parte de la obra de Murnau tal y como fue concebida (por ejemplo, el Fausto presentado en el Festival de Berlín de 1996, restaurado por un equipo dirigido por él para la Filmoteca Española).

Como él, un puñado de especialistas trabajan desperdigados por el mundo para preservar de la destrucción las joyas del cine mudo: la fragilidad del soporte utilizado ha hecho que se haya perdido ya gran parte de lo que se filmó en las dos primeras décadas del cine... si uno lo piensa, da vértigo: es como si Max Brod hubiese obedecido la orden de Kafka y a su muerte hubiese quemado todos sus escritos; ¿cuántas obras maestras han desaparecido sin dejar rastro, sin que siquiera hayamos llegado a conocer que alguna vez existieron?

Incluso algunas de las obras más conocidas lucen ya la huella del zarpazo: sin ir más lejos, la última versión comúnmente aceptada como definitiva de Metrópolis carece de planos y alguna escena, que en el montaje son sustituidos por fotos fijas o rótulos donde se nos explica lo que pasaba. La versión que ahora mismo disfrutamos del Napoleón, de Abel Gance, cuya restauración sufragó Coppola, es aproximativa, porque se desconoce cómo era exactamente. Y si hablamos de Nosferatu, de la que se ordenó la destrucción de todas las copias por exigencia de los herederos de Bram Stoker, o de piezas de las que se rodaron varias versiones, el caos puede llegar a ser de antología.

Por ejemplo, sólo muy recientemente se ha podido tener una idea muy aproximada de cómo debió de ser la versión de El último, de Murnau, que fue todo un éxito de crítica y público. Por aquella época, se hacían tres tomas diferentes; la más depurada se utilizaba para el mercado alemán, y las otras dos para la exportación. Pues bien, habiendo pasado por encima ochenta años, una dispersión de los materiales, una guerra mundial que arrasó gran parte del archivo fílmico alemán, y sin conservarse durante mucho tiempo una copia del guión que pudiera ser considerada como definitiva... ¿cómo puede reconstruirse una película en esas condiciones? Se encuentra una lata en París, una escena en un sótano perdido de Hamburgo, un negativo en un cuartucho de Hollywood, una copia de copia en mal estado en una filmoteca perdida de la mano de Dios... y para colmo, ¿cómo saber si pertenece a la versión depurada o a las otras dos?

En la edición en DVD de El último aparece un extra que comenta someramente el proceso. Y creedme que es fascinante, cómo se va deduciendo, en una labor digna del CSI y que puede durar años, cómo era la película. Cuánto conocimiento, cuánto amor por el cine... como los paleontólogos desentierran huesos e imaginan su colocación, así los restauradores levantan de nuevo la película, la limpian, le devuelven el esplendor que lució en su estreno, y nos devuelven una maravilla tan viva como cualquiera de las producciones que ahora ocupan la cartelera. Con una ventaja: con los huesos sólo se hace un esqueleto, y no se mueve; pero el cine vuelve a la vida, y uno puede asistir al milagro que unos anónimos artesanos en una oficina han retejido durante años. Y, como cinéfilos, sólo podemos decirles: gracias, muchas gracias.

21 comentarios:

atuaire dijo...

Este post es un ejercicio de documentación y cinefilia. Aunque desconozco la obra sobre la que escribes, tienes mi aplauso.

Saludos Rosenrod.

Dr. Strangelove dijo...

Esa labor, que desde hace muy poco parece tomarse en serie, es tan encomiable como necesaria. Esas joyas merecen estar en un museo y sus restauradores el prestigio y reconocimiento obligado.

Gran post nostálgico.

saludos

Anónimo dijo...

Marinero:
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

'Metrópolis' y 'Nosferatu' me encantaron.

Lástima que no citaras a 'El gabinete del Dr. Caligari'.

Te hubieras llevado un 10!!!

Radikal dijo...

Interesante... no sabía que el cine antiguo corriese el riesgo de extinguirse... desde luego una buena labor la que están haciendo por recuperar los primeros pasos del séptimo arte.

Un saludo ;)

Rosenrod dijo...

La verdad es que la gente que se dedica a esto sí que tiene mi aplauso, Atuaire. Nunca recogerán un Oscar, pero a ver qué haríamos sin ellos.

Totalmente de acuerdo, Doctor.

Bueno, es que desconozco que si la restauración del "Gabinete" ha tenido alguna peripecia, Marinero; estaría bien saberlo.

Bienvenido, Radikal. Y sí, yo también me quedé alucinado cuando me enteré: pero tiene su lógica, el material en el que está impresionado no es como el celuloide que se utilizó posteriormente, y es muy frágil.

Un saludo y buen fin de semana!

Pedro (Glup). dijo...

Muy interesante. Gracias.

Lucinda dijo...

Qué placer y qué gustazo, como dices, Rosenrod, que haya gente que luche por recuperar esas obras que, por unos motivos u otros, se quedaron el camino, se olvidaron y que ya no podrán ser visionadas en los peores casos...

Un beso.

Pol dijo...

Gran homenaje...solo decir gracias a ti y a esos otros nostalgicos...

Saludos!

Mikyma dijo...

Supongo que no habrá mucha gente que sepa siquiera que existan.

Es de justos, por tanto, reconocérles su trabajo. ¿Para cuándo una serie de tv sobre ellos?

Vargtimen dijo...

Muy interesante, no tenía ni idea de la historia de "El último".
La de cosas que se aprenden leyendo este blog, sí señor.

Saludos!!

Rebe dijo...

Vaya, pues yo no tenía ni idea de esto, pero desde luego que hay que darles las gracias a las personas que realizan ese trabajo, que ante todo parece no ser demasiado fácil. Madre mía, ¿realmente podían ordenar que se destruyera una película los herederos de Stoker? vale que se base en el material que Bram Stoker escribió, pero no sé, me parece demasiado. En fin, yo desde aquí también les doy las gracias.

Un besito!

Natalia Book dijo...

Un gran post. Yo tampoco tenía ni idea de nada de este y he aprendido un montón de cosas que, como siempre, me hacer ver más y más cine.
Saludos

BUDOKAN dijo...

Interesante saber esa colaboración para rescatar al cine alemán. La verdad que no conocía esto que comentas.

Cineahora dijo...

Ojalá no falten los Luciano Berriatúa, llos Coppola o las filmotecas de París... Y es que este tipo de trabajos y reconstrucciones, de arqueólogo, cada vez tienen más valor.
Vi "El último" hace años. Impresionante, con el primer movimiento de cámara en travelling reconocido en cine y una, ¡como no! memorable interpretación de Emil Jannings.
Será cuestión de intentar ver esta copia restaurada.

Rosenrod dijo...

Gracias a ti, Pedro; y bienvenido.

Pues sí, Lucinda. Es una cosa que me fascina del cine, cuántos trabajos esenciales sin que sepamos nunca nada de ellos: sólo nos quedamos con los nombres más mediáticos.

Desde luego, todas las gracias a ellos, Pol. ¡Anda, que si no estuvieran...!

Sé que existen documentales sobre su labor, Mykima. A ver si alguna tele o canal temático los rescata.

La verdad es que a mí me parece una historia alucinante, Varg. Y si tienes oportunidad de ver ese extra en la edición en DVD, merece la pena. Es flipante cuando te ponen las tres tomas, es todo un mundo (y, por cierto, un cursillo acelerado de montaje).

Pues sí, Rebe; hombre, el señor Murnau no es que jugara muy limpio con eso de los derechos, pero sólo hay que dar gracias a que esa sentencia finalmente no pudiera llevarse a cabo, aunque nos ha costado bastante tiempo sin conocer la versión original del clásico.

Sí; además, ésa es una de las razones por las que hay a veces tanta disparidad en una versión u otra, por el origen de los materiales que se encuentra.

Yo tampoco hasta hace unos años, Budokan. Y me pareció interensantísimo. Y por cierto, bienvenido por estos lares.

Es todo un viaje, Cineahora: recuperarás, estoy seguro, la primera impresión (eso, si no la duplicas :) )

Gracias a todos!

Crunch dijo...

Hola Rosenrod.
¡Vaya post bonito que te ha salido! lo digo sin coñas.
Ayer estuve leyendo una entrevista interesantísima en El País con Francisco Rico que ha preparado una nueva edición del Quijote y que tiene muco en común con lo que cuentas; por ejemplo, la versión que conocemos del Quijote es la limpieza del caótico borrador original de Cervantes hecha por un copista, corregida por el editor y ajustada por la imprenta. De hecho, el título lo marcó el impresor porque le componía mejor el texto en la portada que el que proponía Cervantes que era más corto.
Y estoy de acuero totalmente contigo ¡cuantas obras maestras se habrán perdido! ¡Cuantos genios no pasaron de ser tratados como locos en su momento!

Alvaro G. Loayza dijo...

Hermoso post dedicado a los desvelados intrépidos halladores, rearmadores y divulgadores de tesoros.
Saludos!!!

Peggy dijo...

Si muchas gracias metropoli es una obra de arte :)

Thalatta dijo...

Qué bonito lo que has escrito, y qué pena que se pierda, pero no se... es como los atardeceres que no hemos podido registrar pero que alguien los disfrutó. En fin...
¡Más besos!

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Arqueología del celuloide: el amor al cine puede demostrarse en varias maneras.
1) viendo cine: disfrutando del cine, llanamente, sin otro júbilo que el goce inmediato de la imagen y la palabra
2) viendo cine y hablando de cine: oh qué placer pillar a alguien con quien compartir opiniones de cine, datos, escenas, lugares...
3) viendo cine y escribiendo sobre cine: he aquí el ejemplo, mi querido amigo....
luego están los otros, los que se dedican a la investigación paleontológica, digamos, a hurgar en las formas y en los modos, en las palabras y en los restos que las palabras van dejando.
Yo amo el cine por muchas causas. Posts como éste, es cierto, me hacen amarlo más. Una maravilla, señor.

Dark Euridice dijo...

Es cierto que las obras se deterioran, pero por suerte tambien hay toda una intención de concervacion y restauración que colabora para que algo del patrimonio cultural se mantenga.... :)
El año pasado en el festival de cine de Bs As. presentaron "El acorazado potempkin" restaurada, con escenas originales agregadas y la partitura original. La habían estado restaurando en alemania y la trajeron con colaboración de Goethe institute. ¡¡No sabés que placer verla en el teatro cólon con la musica en vivo de la orquesta estable!!!
Este año, tambien en el festival de cine, lo que elegí para ver, fueron unas obras que se habían estado restaurando de Joaquin Pedro Andrade del "Cinema Novo" Brasilero ... :)

Es como dice el dicho: Una de cal y una de arena... :)