01 marzo 2009

LA OTRA CLASE

Pasaron los Oscar y vimos cómo La clase, esa extraordinaria película sobre un profesor y sus alumnos en un instituto multirracial de París se quedaba sin estatuilla (aunque tampoco se la quitara su rival más acérrima, Vals con Bashir, sino sorprendentemente la japonesa Departures, que desde luego ya tenemos ganas de ver porque las referencias son estupendas). Y uno no deja de preguntarse por qué el tema de la educación no ha dado pie a producciones españolas, más allá de las irreales series televisivas que explotan el cliché adolescente (o sea, como siempre, incluida nuestra época), y con nulo interés de profundizar en lo que significa educar, con las que nos castigan desde las cadenas. Pero claro, ya se sabe, en España tenemos siempre temas más importantes con las que llenar páginas, horas y megas en los medios, que algo tan anodino como la formación de los niños.

Por eso, deslumbra un cortometraje como La clase (de igual título que el español de la película de Laurent Cantet aunque de temática muy diferente... aunque con algún punto de contacto), de Beatriz M. Sanchís, que consigue la cuadratura del círculo: abordar un tema que sobre el papel nos haría huir en sentido contrario (los preparativos de una función de teatro escolar) de una manera fresca, divertida, absorbente, intrigante y, también, con más miga de lo que podría parecer en un primer momento.


Porque resulta inevitable dejarse arrastrar por este puñado de chicos que se enfrentan a su primera experiencia teatral, con un profesor más exigente que cualquiera de los que pululan por las pseudoacademias televisivas, y que se convierten en sosias de las grandes divas y actores de las tablas en sus reflexiones sobre el hecho teatral... hechas, claro, desde la falta de ampulosidad y poses de quienes se enfrentan divertidos al juego de ser otros.

Así que, quien se haya enfrentado a la experiencia de participar en una obra de teatro en el colegio (los de nuestra generación, al menos, nos librábamos del castigo que debe de ser que los padres graben absolutamente todo, hasta el punto de que no llegan a ver en ningún momento a su retoño salvo a través del visor de su cámara), no podrá más que sonreír ante recuerdos que, visto lo visto, son exactamente iguales que lo que viven estos chicos. Veinte minutos que te dejan con una sonrisa en la boca, divertidos y amenos, y que vuelven a demostrar cómo el cine es capaz de encontrar la narrativa en cualquier cosa de la realidad... incluso, en algo tan poco glamouroso como el apañadito salón de actos de un colegio cualquiera.

Que lo disf
rutéis. Para ver el corto La clase, pinchad aquí.


Y hablando de cine...




El lector: Geografía de la culpa

¿Dónde empieza y donde termina la culpa de las personas? ¿Y la de los colectivos? ¿Cómo es posible establecer la responsabilidad cuando hablamos de hechos terribles que... Leer más







Slumdog Millionaire: Ya nunca veré a Carlos Sobera con los mismos ojos

Imaginen una película que nos desglosa, en la mejor tradición dickensiana trasplantada a Bombay, luego Mumbai, los sufrimientos y andanzas de un huérfano y joven... Leer más






Vals con Bashir: Viaje a la realidad

En un principio choca la denominación de "documental de animación". De hecho, parecería que la animación sería incompatible con cualquier obra de tipo documental... Leer más








El luchador: Tan humano que duele

Hay quien puede quedarse decepcionado cuando se acerque a esta película. Quizás el León de Oro que ganó en el Festival de Venecia, el Globo de Oro a Mickey Rourke y las... Leer más

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó ese corto,y eso que yo queria irme!!!jeje
En su dia tb hice una entrada hablando de él en mi blog, no si lo viste, pero me quedo sin dudarlo con la tuya.
Yo tb recomiendo desde aqui a todo el mundo que lo veo, les encantará.
Un Beso!!

Faraonika

Cèlia dijo...

Tinc intenció de veure La classe, malgrat no tingui Oscar, però El luchador, no m'atrau massa...

juan rafael dijo...

Jope! No te puedo ver en la tele: se me descarga pero no se abre. Mira a ver si hay algún link en internet.
El corto lo veré con un poco más de tiempo.

Dude dijo...

La francesa no la he visto pero el corto paso a verlo ahora.

Yo de clases españolas me quedo con "la lengua de las mariposas".

Y por cierto me alegro q "Vals con Bashir" no se llevara el oscar, estoy harto de q el entonar el "mea culpa" se recompense. A mi no me gusto nada, ni el film ni la historia que relata. Tienen su infierno bien merecido.

Salu2

Jordim dijo...

The reader merecía el guión adaptado.

Crunch dijo...

El otro día vi Slumdog millionaire y bueno, la película es bien entretenida, pero me quedó un regusto a engaño cuando terminé de verla.
No se. Cuenta una historia que debería resultar terrible y terrorífica y la ves como si fuese un cuentecito.
Yo aún no estoy seguro de si transmite optimismo o una gran mentira.

La que también vi el otro día enmarcable en el subgénero "peripecias vitales" y me encantó fue "Yo serví al rey de Inglaterra"
Impresionante.

saludos!!!

M. dijo...

Ahora mismo voy a ver ese corto. Y también tengo ganas de ver Departures.
En cuanto a tu críticas, tengo por ver el Luchador y The reader... No me las pienso perder!! :)
Slumdog, genial!! :D

M. dijo...

Ahora mismo voy a ver ese corto. Y también tengo ganas de ver Departures.
En cuanto a tu críticas, tengo por ver el Luchador y The reader... No me las pienso perder!! :)
Slumdog, genial!! :D

Vagabunda dijo...

sei sparito...

Vade retro dijo...

Muchísimo tiempo sin pasarme por aquí.
Ya me pasaré con más tiempo, he visto muchas películas últimamente.
Un beso.