08 julio 2006

UNA BOMBILLA FLOJA


En 1995, un símbolo vino a sumarse a la breve pero significativa lista que todo cinéfilo retiene en la memoria: un animado y saltarín flexo logró hacerse un hueco junto al león de la Metro, la mujer de la túnica y la antorcha de Columbia, las letras de la 20th Century Fox o la montaña de la Paramount, como bandera de un estudio entonces pequeño que estaba llamado a cambiar la concepción y la historia del cine de animación, plantándole cara al monopolio todopoderoso de la Disney.

La película que sirvió de tarjeta de visita (aunque su fundación se remonte a 1986) fue Toy Story, toda una declaración de intenciones y la demostración de que la tecnología por ordenador había llegado a su mayoría de edad. Pero lo que ha hecho de verdad asombroso a Pixar es que, desde entonces, cada largometraje añadía un punto más en su casillero de obras maestras: Bichos, Toy Story 2, Monstruos S. A., Buscando a Nemo, Los Increíbles... hasta esta flamante y nueva Cars, con la que me temo que el ya hiperdesarrollado estudio (tanto que, en realidad, se ha merendado a Disney) ha dado el primer traspiés en su trayectoria.

Entendámonos y que quede claro desde el primer instante: Cars es un espectáculo técnico lujoso e impresionante. La magnificencia de las escenas en los circuitos o la belleza del desierto son sólo dos ejemplos del grado cercano a la perfección al que ha llegado la animación por ordenador. Uno no puede evitar quedarse con la boca abierta ante detalles como el tratamiento de las luces reflejadas en la carrocería, la sensación de estar viajando por una carretera en medio de la nada por la noche, los acelerones entre el polvo y la tierra... aquí sí que no ha fallado la tradición, porque el resultado final supone un peldaño más respecto al anterior (y eso que la factura de Los Increíbles parecía difícilmente mejorable).

Pero la decepción surge cuando nos damos cuenta de que Pixar (o Lasseter, más bien) parece haber olvidado que el éxito de su fórmula no radicaba sólo en la perfección técnica, sino que se unía a una forma de concebir las historias y el humor que rompían lo visto hasta entonces en la industria, marcada por la ingenuidad y rigidez de la casa del ratón Mickey: la clave de la bóveda fue la construcción de mundos que no sólo interesaban a los niños, sino que se hacían con los adultos y llegaban a ofrecernos propuestas, casi casi, cercanas por momentos a la vanguardia (¿o es que Monstruos S. A. no contiene una de las ideas de partida más verdaderamente originales e innovadoras del cine de los últimos años?). Una lección, por cierto, a la que corrieron a apuntarse los astutos chicos de la Dreamworks: en este sentido, Shrek no sería más que la filosofía Pixar llevada al extremo gamberro y revisionista.

Pues en Cars me temo que se han olvidado de esta parte. Y eso hace que, por primera vez, nos encontremos con una película de animación... ¡que se nos hace larga! Y lo que es peor, ¡¡¡que tiene momentos aburridos!!! Y es que parece como si el polvo del desierto acabara por colarse por las junturas del relato, porque a la media hora de proyección tenemos la sensación de que la historia se atasca, que no avanza, y ahí nos quedaremos por espacio de una hora, esperando el toque de maravilla que, sinceramente, no termina de llegar.

A pesar de detalles aquí y allá que conservan el genio Pixar (los orgullosos y socarrones coches italianos, la estampida de los tractores...), Cars se convierte en la propuesta más plana de todas las ofrecidas por el estudio, y termina siendo una película correcta que uno olvida justo después de verla (todo lo contrario a lo que sucedía con, por ejemplo, Buscando a Nemo o Toy Story 2, ¿quién no recuerda el memorable momento de "soy tu padre"?). Quizá tampoco sea como para que se disparen las alarmas; al fin y al cabo, la proporción a favor de la compañía es 6-1, mucho mayor que, creo, el 95 % de la productoras cinematográficas norteamericanas. Lo que sí sería de preocupar es si eso va a ser lo que defina el nuevo estatus de Lasseter dentro de Disney... esperemos que la fusión pixarice a los herederos de tío Walt porque, como disneíce a nuestro adorado flexo, mal vamos.

Eso sí, como siempre, el corto (El hombre orquesta) y los títulos de crédito finales, de antología. Esa tradición, al menos, sí que se mantiene (de hecho, deben de ser de las pocas películas comerciales en las que el público no sale disparado en cuanto se encienden las luces, como si hubiera fuego o algo así), así que podemos albergar la esperanza de que, lo único que pasa, es que la bombilla del flexo está un poco floja y simplemente necesita que la enrosquemos un poco para que su brillo deje de fluctuar.


CARS. Cars. EE. UU., 2006. Color, animación, 116 min. Director: John Lasseter. Voces: Owen Wilson, Paul Newman, Bonnie Hunt, Larry The Cable Guy, Cheech Marin. Guión: John Lasseter, Dan Fogelman, Kiel Murray, Joe Ranft, Phil Lorin, Jorgen Klubien y otros. Música: Randy Newman. Producción: Darla K. Anderson. Vista en: Cine.

[+] Crítica en ¿Y si esta vez te quedaras?

20 comentarios:

Matias dijo...

Pienso que no es la mejor película de Pixar, pero yo no la percibí tan floja. Es más, me gustó. Quizá porque el tema de los coches siempre me atrajo y no me costó entrar en esta historia de nostalgias que propone la película. Lo que sí parece claro es que ésta es una película que no ha puesto de acuerdo a todo el público ni a todos los críticos, cosa casi siempre lograda por todas las cintas previas de los estudios creados por Lasseter.

Libertino dijo...

Yo es que lo de los coches no me va nada.
Los increibles me pirra, pero mi peli animada favorita sigue siendo Aladdin

¿ysiestaveztequedaras? dijo...

Volveré por aqui para contarte mañana que será cuando la vea lo que me pareció, ahora parece que es generalizada la sensación de que esta película posee cierto cansancio

Otra cosa, Shrek es horrible; bueno no tanto, pero cada vez me parece peor

Y mi película de animación favorita es El Rey León

robgordon1982 dijo...

Ya que estamos con las favoritas animadas, las mias son "La bella y la bestia" y "Monstruos S.A".
Al parecer, "Cars" no tiene la unanimidad de la critica y el público que siempre ha tenido Pixar, y eso es objeto de estudio.

Y es que ya eran muchas películas a un nivel muy alto.Alguna tenia que bajar el listón.

Saludos!

Rosenrod dijo...

Matías: sí, he leído tu crítica en tu blog, y ya sabía que disentíamos. A lo mejor el problema es el propio listón que le hemos puesto a Pixar, tan alto que la posibilidad de decepción es también más alta. Pero de verdad que me parece, excepción hecha del aparato técnico, una producción animada, simplemente, del montón.

Libertino: ¡"Aladdin", es cierto! De hecho, estaba pensando que esa película es como un poco antecedente de mucha renovación temática del cine de animación de ahora mismo, ¡ese genio!

Ysi, ya me dirás qué te parece. ¿"Shrek" horrible? Yo no estoy de acuerdo, aunque sí que es posible que con el tiempo pierda parte del prestigio que ahora mismo tiene. Pero es divertida, atrevida y renovadora. "El rey león", por supuesto, es el gran clásico.

Rob, bienvenido. Yo voy a aprovechar, como siempre que hago cuando surge el tema, para romper una lanza a favor de una película pequeña e irregular, pero que me parece tiene muchísimos hallazgos, "Lilo y Stitch". Aparte de los fondos de acuarela, tiene un sentido del humor y una mala leche bastante curiosa en un producto 100 % Disney. Baja en el tramo final, claro, pero eso les pasa a muchas de la casa del castillo.

Gracias a todos

Libertino dijo...

se me escapó la de Lilo, pero es que si son tristonas sollozo con facilidad.
No veas el hijo puta de Simba lo que me hizo llorar.
Por eso Aladdin es genial.
100% diversión

Marnie dijo...

Como te comentaba ayer, parece que esta película está dividiendo opiniones. Hay gente que sale encantada y gente a la que ha decepcionado bastante. Por cierto, ¿qué nota le pondrías?

A mí en principio el tema de los coches tampoco me pone mucho, pero igualmente la veré, porque aunque sólo sea por el trabajo técnico, seguro que vale la pena.

Discrepo con lo de "Monstruos S.A.". A mí no me dijo gran cosa. El imaginario en el que se movía prometía más, pero luego la historia en sí no me entusiasmó. Me recordaba mucho a Disney, en el peor sentido.

Matias dijo...

Y qué os parecen, aunque no sea cine de animación digital, las películas de Tim Burton en 'slow motion'. Tanto 'Pesadilla antes de Navidad' como 'La novia cadáver' me parecen luminosas y brillantes. Y qué decir de las pelis de 'Wallace y Grommit', de Nick Park, divertidas como pocas.

Lucinda dijo...

Pues, como comenté en el blog de Matías, no la he visto aún; y la verdad me siento entre dos aguas, porque Los Increíbles me pareció magnífica, en muchos detalles, y de Cars estoy escuchando por muchos lados opiniones dispares...

Lo que si es cierto es que normalmente la animación, cuando es para niños, y si viene de factorías que aún tienen algo de Disney, acusan cierta mojigatería y momentos que no entendemos o que nos parecen algo flojos... yo me fio bastante de tu criterio, pero si la veo, dejaré claro mi opinión y compararemos.

Saludos.

Rosenrod dijo...

Mira, Libertino, no sabes cómo te agradezco que saques tú primero el tema, porque reconozco que hay veces que películas de animación han hecho que se me salte la lagrimita y eso... en fin, en un hombre de pelo en pecho y tal y tal, como que no está muy bien visto. Me alegra no ser el único; y te recomiendo que le des una oportunidad a "Lilo y Stitch": como te digo, no es perfecta; de hecho, el último tramo tiene una moralina made in Disney bastante prescindible, pero hasta ese momento tiene momentos de antología, con esa Lilo que se fabrica muñecas cabezonas porque, según ella, tienen infección de cabeza, cuyos padres murieron en un accidente de coche, y a la que cuida su hermana mayor, que ¡hasta nos la dibujan con cartucheras y todo! Luego hicieron una continuación vomitiva, y una serie de TV aún peor, pero de verdad que la película merece una oportunidad (y si no, te debo unas cañas).

¡Huy, Marnie, qué difícil me lo pones! Cada vez que tengo que poner una nota, me cuesta muchísimo porque, ¿cómo resumes en una sola cifra los distintos matices que se te ocurren? Pero, en fin, si tengo que elegir una, diría que un aprobado raspado, en parte por la maravilla técnica y, en parte, por el rendimiento anterior. Pero no más, la verdad. Y en cuanto a "Monstruos S. A."... pues discrepo (¡qué bien, qué bien, movimiento!): no sólo el planteamiento me pareció de maravilla, sino el desarrollo, con sorpresas diseminadas a lo largo de la película, como el exilio en el Himalaya o (lo verdadeamente increíble del film, al menos para mí), ese almacén de puertas... ¡Me cuesta imaginar una película que se haya atrevido a una imagen más impactante que ésa! Cierto es que hay un tufillo Disney, que por desgracia impregna a todas las de Pixar, pero no creo que acabe con la película. De hecho, el plano final, por más que corresponda a un forzado "happy end", me parece magistral.

Bueno, Matías, ¿qué se puede decir? Para empezar, un aplauso para los valientes que siguen apostando por el "stop motion" en la era del ordenador. Y en segundo lugar, que son una maravilla; y aún más, la animación checa, de la que beben todos, es una auténtica gozada. No hace falta decir que es recomendable cualquier cosa de Svankmajer o de Trnka que le caiga a uno ante los ojos, ¡por no hablar del maestro Harryhausen! Siguen teniendo algo especial que no se consigue vía informática, y yo sigo prefiriendo el ataque a los ATT de "El imperio contraataca" a toda la parafernalia apabullante de la última trilogía del tío Lucas.

Y bueno, Lucinda, échale un vistazo y lo comentamos. De todas formas, hay algo muy curioso y es que, por debajo de la mojigatería, Disney tiene bastante que cortar, y lo que no se le puede negar es que no puede entenderse la animación moderna sin él, nos guste o no. De hecho, se ha convertido en la referencia ineludible, hasta el punto de que algo "parece de Disney" o "no tiene nada que ver con Disney"; casi casi es como si así se definiera. Y eso tiene su mérito, ¿no?

Gracias a los cuatro, y perdonar este enrrolle de respuestas pero, ¡cuántos temas interesantes! Cada uno de ellos daría para más de un post.

Dcine dijo...

Pues estoy en parte de acuerdo contigo ronsenrod. Cars es un lujo y una maravilla de la técnica y el buen gusto. Consigue una perfección técnica tal que hay veces que parece increible que lo que estamos viendo no sea una imagen real (había gente a mi lado que incluso se lo preguntaba). En ese sentido es de 10, como el resto de la cinematografía Pixar. Narrativamente es otro cantar.
El guión cumple aunque no es ninguna maravilla. Puede que sea quizás una percepción personal (nunca me han entusiasmado que digamos los coches, pero me gustan) pero a lo mejor lo que ocurre es que en los anteriores films de Pixar, los personajes y las tramas eran mucho más cercanos, quizás por ser orgánicos (bichos, monstruos, superhéroes, peces) o quizás (como es el caso de los juguetes) por ser obra y gracia de la magia directamente ( los juguetes cobran vida cuando los humanos no los ven). No sé, son tramas con las que todos hemos soñado de niños más de una vez. ¿Quién no ha pensado en algún momento de su niñez que había un monstruo en el armario? o que los juguetes cobraban vida, etc. y eso marca.
Aquí lo único que han hecho es dotar de vida a los coches, llenando de infinitos he ingeniosos detalles toda la trama, eso si. Y es verdad que consiguen que el espectador olvide por completo que lo que tiene delante es un porche carrera que habla o un Ferrari o cualquier otro coche, que no hay humanos de por medio, si, pero es quizás precisamente por ser coches, por ser máquinas, que se pierda esa magia presente en los anteriores films de Pixar.
Se puede decir en contra de este argumento que Pixar comenzó su andadura con un corto de una Lampara, "otra máquina" es verdad, pero era un corto de muy pocos minutos,muy emotivo (que no quiere decir que cars no lo sea) de una objeto muy estilizado (era una lámpara de pie) que se movía de una forma tosca y poco grácil y es quizás de ahí de donde emana el encanto.
Pero en esta nueva incursión de los genios de Pixar, es posible que este detalle de las máquinas actuando como humanos se les haya escapado de las manos un poco. A lo mejor es porque los coches son difíciles de antroporformizar, y no nos resultan tan cercanos como en anteriores ocasiones (en la reciente Robots esto no era tan palpable porque los robots tenían forma y actuaban como humanos).
No lo sé pero es la sensación que me quedo a mi al salir del cine

En suma, no es la mejor película de Pixar (la mejor película de Pixar es Buscando a Nemo, pese a que sea casi la más infantil) pero su preciosismo, su gusto por el detalle, sus chistes ocultos, etc. la colocan muy por encima del resto de la animación comercial actual, incluidas Shrek y clones varios.

De todas formas, y siguiendo con el tema de las películas de animación que más nos han gustado, unas producciones con las que desde siempre me parto, son las películas y cortos de la Ardman. Tanto los cortos de Wallace and Grommit como "Rebelión" en la granja o la reciente "La maldición de las verduras" (atención a los conejitos atrapados en la máquina cazaconejos, de partirse) son otros muy buenos ejemplos de que cuando se pone toda la carne en el asador (amor por el detalle, dirección artística de lujo, etc.) el resultado, forzosamente, vale la pena.

Ha! y la puntuación que le pondría a Cars es un 7,5

Un saludo,
Barry Collins

PD. Mensaje a todo aquel que no haya visto la película. Quédate en el cine hasta el último plano.

Rosenrod dijo...

No sé, Barry; la verdad es que confieso que a mí tampoco me dicen demasiado los coches, y puede que eso sea un problema para apreciar la película... aunque lo cierto es que yo no lo tengo nada claro: al fin y al cabo, uno no tiene por qué conocer los distintos tipos de peces, por qué uno es de una forma y otro de otra (las especies, en el caso de "Buscando a Nemo", estaban escrupulosamente escogidas para que respondiesen a la "personalidad" que se esperaba de ellas)... y sin embargo, si la película está bien construida, eso difícilmente se convierte en un problema.

Es cierto que los coches son difíciles de antropoformizar (¡vaya palabreja!); de hecho, según comentaron los dos animadores españoles en la rueda de prensa, Lasseter no quería que hicieran nada que no hicieran los coches (o sea, que no podían ponerse sobre dos ruedas, abrir las puertas como si fueran brazos ni cosas así)...

...y sin embargo, sigo pensando que un problema de construcción del relato, de excesivo metraje, y de una situación, en el desierto, que llega un momento que parece atascarse. Y eso es veneno para la capacidad de fascinación.

Y respecto a lo que comentas de "La maldición de las verduras..." a mí me parece también de antología la escena de los conejos dando vueltas dentro de la máquina, con esa visión de la luz al final del túnel... ¡Genial!

¿Por qué será que en "Cars" no logro identificar ningún momento así de brillante que de verdad se me quede grabado?

Un abrazo!

Marnie dijo...

Los de la Aardman son los putos amos, y Wallace & Gromit la mejor medicina para el alma.

He dicho :P

Rosenrod dijo...

¡Muy bien dicho, Marnie! Se puede decir más alto, pero no más claro...

Frastraslafra dijo...

Coincido en tu crítica en un 100%, es muy centrada y coherente.

Te invito a leer la mía, en http://diasextranios.blogspot.com

Verás que pensamos parecido perteneciendo a dos culturas diferentes...

Te felicito por el blog, está muy bonito. Pienso volver...

Rosenrod dijo...

La he leído, Frastraslafra, ¡sí que es curioso ver cómo coincidimos! Y me parece muy interesante lo que comentas de un principio de saturación en las pantallas de producciones animadas por ordenador; estamos perdiendo el sentido de la maravilla.

Un saludo, y bienvenido por estos lares!

santianes dijo...

Considero que uno de los posibles fallos de Cars sea el señor Randy Newman, intimo colaborador de Lasseter (con quien ya trabajó en Toy Story y Bichos). Lamento admitir que considero dos cúspides en el reino de la banda sonora del cine de animación, ambas con la firma del maestro Hans Zimmer: El rey León y El Principe de Egipto. Adolecen ambas posiblemente de la mano de Alan Menken pero la calidad general de los arreglos orquestales (los trompas y los sintetizadores de Media Ventures pueden ser útiles en este asunto) ha puesto el listón excesivamente alto.
Cometí el error de confundir a Randy Newman con David Newman (Anastasia) y al regresar a casa pude subsanar el terrible error. A pesar que en Cars los protagonistas no se desplazan a una velocidad que no corresponde al movimiento de sus piernas (como sucede en Anastasia y posiblemente gracias a que no tienen piernas –algo a tener en cuenta-), la banda sonora de Anastasia supera con creces lo escuchado en Cars. Una lástima.
Se entiende que hablo de esa sección dedicada al Original Score que no tiene nada que ver con Original Song (quede claro). Puesto que hablar de canciones originales con las traducciones castellanas y ese doblaje… bueno…hmm.
Solamente citar este pequeño asunto que sin darnos cuenta nos ha hecho disfrutar de las maravillas de Aladdin (ese Josema Yuste), sufrir de dolor con Pocahontas y enmudecer ante La Espada Mágica en la que curiosamente los personajes tambien se deslizan por la escena. Por necesitad citar a Oscar Araujo (El Cid) que seguramente aportaría algo más interesante que yo en este asunto.
Gracias por no borrar mi mensaje 

Y. Sanchez

Rosenrod dijo...

¡Dios mío! Ya decía yo que ese saber enciclopédico-bandasonórico me sonaba. ¡Todo un privilegio poder contar con su presencia por aquí!

¿Qué añadir a lo que dices? Poca cosa, excepto que... no puedo decir nada de la banda sonora de "Cars" porque... simplemente, no la recuerdo para nada. ¿Eso es bueno? Supongo que habría gente que diría que sí, pero ¿¿¿no recordar nada de nada??? (claro que eso tiene una ventaja: así tampoco recuerdo a los pesados del Sueño de Morfeo (nunca un nombre estuvo mejor puesto) )

Y en tu repaso a las BSO Disney, sólo exclamar, bien alto y reinvidicativo que ¡¡¡no dices nada de la de "El libro de la selva!!! ¿¿¿¿Cómo puede ser eso???? ;)

Un abrazo!

santianes dijo...

Era obvia y necesaria esta aclaración. Hay una extraña línea generacional que marca estilo en la banda sonora de animación. Para mí George Bruns y su Libro de la Selva está del otro lado, aquello que huele a "grabación en directo". Lo admito: apasionante. Disculpenme por el olvido. Cuantas noches de Karaoke me he rasgado la voz cantado "quiero ser como tu" pero mil veces preferible la versión original que la traducción al castellano.
Y ya que estamos... que opinas de que Tory Spelling (la de sensacion de vivir) ande rondando los mitos de Culthu?
http://www.cthulhuthemovieblog.blogspot.com/

Rosenrod dijo...

¡Jajaja, pues no me extraña que te destrozaras la garganta! Te está bien empleado, por pretender imitar al Rey.

Respecto a lo de Cthulhu... ¡miedo me da, pero no seguro por lo que ellos creen! :)

Un saludo!