24 agosto 2006

MORIR ENTRE DESCONOCIDOS


Cinco años ha durado el luto que Hollywood se impuso tras los atentados del 11-S. Cuando ni siquiera las televisiones han emitido las imágenes más estremecedoras de las víctimas de las Torres Gemelas, parecía prematuro para la industria cinematográfica abordar unos hechos que, aún hoy, permanecen en carne viva. Aunque, por supuesto, la huella de lo sucedido no ha podido ser esquivada del todo: la desaparecida sombra del World Trade Center teñía de desesperanza la triste La última noche, de Spike Lee, mientras Michael Moore explotaba su particular filón en la cinematográficamente flojísima Farenheit 9/11, y un puñado de cineastas ofrecían su particular mirada en 11'09''01 (filme colectivo que incluía un extraordinario cortometraje dirigido por Sean Penn)... poco más, y en ningún caso una ficción que abordara directamente lo ocurrido...

...Hasta ahora. A la espera del pronto desembarco de Oliver Stone y su World Trade Center, acaba de llegar a nuestras pantallas United 93, la primera obra de ficción que se estrena en nuestras pantallas, y muy esperada tras su aclamado pase por Cannes. Y hay que decirlo ya: Paul Greengrass ha hecho una película impresionante, una obra mayor que supera todos los recelos que manteníamos ante un tema tan proclive a la exaltación patriótica o la manipulación emocional.

Pues bien: no hay nada de ello en United 93; cosa que, para ser sinceros, no debería extrañarnos, pues estamos ante un cineasta que sabe cómo manejar la realidad sin que ésta le devore, incluso cuando trata temas espinosos y polémicos, como ya demostró en Bloody Sunday. Y un director, además, con un perfecto dominio del ritmo, experto en el montaje paralelo, y cuyas películas avanzan con la precisión de un mecanismo de relojería que nos arrastra con ellas (y si no, basta con comprobar la exquisita arquitectura de un film tan comercial como El mito de Bourne).

Greengrass, ante el peligro que supone abordar la historia del único avión secuestrado que no alcanzó su objetivo, tan cargada de connotaciones, opta por una solución que, vistos los resultados, resulta totalmente acertada: contar los hechos, simplemente, ciñéndose todo lo posible a lo que, hoy por hoy, puede ser considerado como el relato más verosímil de lo sucedido (reconstruido a partir de las conversaciones telefónicas mantenidas durante gran parte del secuestro por los asustados tripulantes y pasajeros, la caja negra y los testimonios de controladores y militares). Y haciendo una apuesta absoluta por la realidad: lo sobrecogedor que tiene United 93 es que cualquiera que se haya subido a un avión puede reconocerse en sus pasajeros.

Para ello, toda la primera parte de la película reconstruye milimétricamente los preparativos, el embarque, las formalidades habituales. El uso de la cámara en mano contribuye a ahondar aún más esa cercanía, y la elección de actores desconocidos evita que surja nada parecido a la figura de un héroe: incluso, llama la atención el aspecto físico de todos los que desfilan por la pantalla, porque son... absolutamente normales, rostros en el fondo tan anodinos como los que conocemos en cada vuelo y olvidamos en cuanto bajamos por la escalerilla.

Además, Greengrass hace que varias de las personas que estuvieron realmente a cargo de los distintos centros de control hagan de ellos mismos, sin que notemos en ningún momento que nos encontramos ante no profesionales. Y hay que reconocer el mérito que ello tiene, porque una de las impresiones que uno se lleva según avanza el metraje es el fracaso absoluto de todos los sistemas de seguridad, con un entramado de sofisticados sistemas que no sirven para nada, y que llegan al absurdo cuando en el centro de control aéreo, y en el mismo puesto militar de coordinación de la defensa se enteran de que un avión se ha estrellado contra el World Trade Center ¡porque lo están poniendo en la CNN!

Si hay que buscar una connotación política en la película, es sin lugar a dudas ésa: la de un país, Estados Unidos, que se muestra desbordado e incapaz de hacer frente a la amenaza, bastante lejos de las historias de heroísmo que se le suponen a una nación que es la primera potencia mundial. Y en el hecho de que la maniobra desesperada de los pasajeros, de los que apenas llegamos a saber gran cosa, es exactamente lo que haríamos cualquiera de nosotros: intentar por todos los medios, una vez que han entendido que se han quedado atrapados en una misión suicida que en ningún caso se resolverá a través de una negociación, salvar la vida, aún asumiendo el riesgo de que la bomba que uno de los secuestradores lleva adherida a su cuerpo sea verdadera. En ningún momento hay comentario alguno de entrega por el país, de evitar que el avión se estrelle contra la Casa Blanca o el Capitolio (sus familiares les dicen a través del teléfono de que tanto las Torres Gemelas como el Pentágono han sido alcanzados)... es simple y sencillo instinto de supervivencia.

La apuesta de Greengrass llega, incluso, a los propios secuestradores, porque ofrecernos como único retrato a unos demonios inhumanos sería demasiado fácil y, lo que es peor, destruiría la sensación de realidad que tanto le preocupa. Son asesinos, sí; son fanáticos, sí. Pero son también jóvenes que son humanos, que sudan y vacilan antes de cometer la acción... y que incluso tienen seres queridos a los que aman y a los que llaman por el móvil para despedirse, sin consignas religiosas ni políticas, sino un simple, un humano: "Te quiero".

Luego habrá tiempo para la violencia y el pánico, para que los rezos de los terroristas se fundan con el padrenuestro de algunos de los pasajeros y para un crescendo final que literalmente nos hunde en el asiento y nos sume en la angustia de saber que el ataque está condenado al fracaso. Y, mientras seguimos atrapados por las últimas imágenes, un fundido en negro y unos carteles nos informan de los detalles del desastre sin paliativos de un sistema que le hizo sentirse a Estados Unidos absolutamente frágil. Sin más. A partir de ahí, las conclusiones las ponemos cada uno de nosotros.

Una película inteligente, modélica, una lección de cine. ¡Qué difícil te lo han dejado, Oliver!

UNITED 93. United 93. Francia, Reino Unido, EE. UU., 2006. Color, 91 min. Dirección y guión: Paul Greengrass. Intérpretes: David Alan Basche, Christian Clemenson, Richard Bekins, Susan Blommaert, Ray Charleson, Polly Adams, Khalid Abdalla, James Fox, Gregg Henry, David Rasche, Omar Berdouni. Fotografía: Barry Ackroyd. Música: John Powell. Producción: Tim Bevan, Eric Fellner, Lloyd Levin, Paul Greengrass. Vista en: Cine.

[+] John Trent, en Ser cinéfago, según John Trent
[+] Robgordon1982, en El séptimo cielo
[+] Hicks, en El búnker
[+] Iñaki, en Pelisbilbao
[+] Pequeñoibán, en ¿Y si esta vez te quedaras?
[+] Rebe, en Mi galaxia muy lejana
[+] El ciego que no quiso ver, en Antarctica Starts Here
[+] United 93 vs. World Trade Center, en Guitars On the Rocks
[+] Agonía y estupefacción, en Silencio, se rueda

42 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

También he podido ver la película. Has hecho un muy buen análisis. Me resultó tan realista que por momentos lo pasaba mal. Aunque esto también era culpa de tanto movimiento de cámara, que me mareaba.

Hombre Lobo dijo...

Joder, que buena pinta. De este fin de semana no pasa.

Libertino dijo...

caerá este finde, junto a Will Ferrell y alguna cosilla más.
Por supuesto no pienso leer nada de lo que has escrito hasta que la vea.
Saludos!!!!

Director's Cut dijo...

Excelente análisis. Yo la veré este fin de semana seguramente. Parece que Hollywood y los americanos empiezan a superar la catástrofe del 11-S, muestra de ello son los 2 films que mencionas, este "United 93" y "World Trade Center" de Stone. Personalmente, siento más curiosidad por la peli de Greengrass, me parece más interesante y a la vez más realista. La de Oliver Stone, se centra en las vivencias de un bombero en las mismas (desaparecidas) Torres Gemelas, cosa que se me antoja más catastrofista (típica) y a la vez más patriótica-americana. Será cuestión de verlas...

Un Saludoooooooo ;)

Rosenrod dijo...

Sí, Navaja: es cierto que el uso de la cámara en mano contribuye, y mucho, a transmitir esa sensación de desconcierto. Me alegro de que hayamos coincidido.

Hombre Lobo, ¡ni falta que hace decir que espero tu opinión! Ya me dirás (o mejor dicho, ya te leeré...)

¡Libertino! ¡Luego dices que soy yo el que tiene huevos! Sólo espero que no te lo montes en plan sesión doble, porque ver ésta y luego al Ferrell o al revés... no sé, no sé, no puede ser bueno :)

Coincido contigo, Director's: ésta a priori me despertaba más interés, y no me ha defraudado para nada. Con la de Stone... confieso que tengo la mosca tras la oreja, porque temo que aproveche esta película para sacudirse cualquier poca sospecha de poco patriota y se pase... En fin, ya lo veremos.

Gracias a los cuatro!

Eloy dijo...

Señores, tiene muy buena pinta. Me han hablado bastante bien de ella y le tengo ganas. En cuanto a Stone, ya sabéis a lo que os exponeis, lo suyo siempre han sido los excesos...

Lluna de foc dijo...

Grácias por visitar mi blog. Me encanta tu blog, seguiré tus recomendaciones y ya tengo ganas de ir al cine!!

Fer Ganzo dijo...

La verdad es que se me hace difícil pensar en un director más adecuado (salvo spielberg, claro, jeje) para dirigir un tema en el que sería tan fácil caer en los errores típicos en los que caen muchos, no necesariamente malos directores.

Tengo ganas de verla, y cuando lo haga te daré mi opinión definitiva sobre ella.

Daniel Quinn dijo...

Yo reconozco que no soporto a Oliver Stone, amigo de excesos a diestro y siniestro (aún no me recupero del visionado hace años de su "Asesinos natos", en la que llega al límite de lo admisible).

En cuanto a Greengrass, sólo vi Bloody Sunday, y siento discrepar pero me pareció que su estilo cámara en mano era una forma de disimular las debilidades de la cinta. Demasiadas escenas por segundo, que no dejan asimilar la tragedia y, a mí por lo menos, me sacó por completo de la película, convirtiendo los personajes en meros esquemas. Se debía sentir el dolor, pero yo sólo sentí irritación y ganas de llegar al final.

De lo que estoy seguro es de que mejor que Stone sí lo hará :P

Gran comentario, Rosen.

Saludos!!

Lucinda dijo...

Yo ante esta película, así como la del World Trade Center, tengo sentimientos encontrados... la verdad es que predomina la sensación de que "es demasiado pronto" para tocar este tema... creo que la perspectiva de los hechos ayuda a retratar más acertadamente una situación tan traumática como semejante acto terrorista, y cinco años para mí no son suficientes, por no hablar de qué habrán sentido algunos familiares de los que murieron...

Por otro lado, está el de "hay que mostrar al mundo que nos recomponemos y trabajamos sobre ello", y de que ya es hora de recoger los cimientos y seguir adelante... y el cine es buen método para ello.

Aún asi me fío de tu opinión, Rosenrod.

Rosenrod dijo...

Eloy, estoy convencido de que no te defraudará; desde luego, a mí no, y veremos si Stone lo consigue.

¡Hola, Lluna, bienvenida! Bueno, si encuentras algo por aquí que te sirva, ¡perfecto! Gracias a ti por pasarte.

Fer, me interesa mucho tu opinión; ya me dirás.

Bueno, Daniel, voy a ejercer de abogado del diablo, porque ya le están lloviendo los palos a Oliver aquí cuando aún no hemos visto la película (y parece que en EE. UU. tampoco ha tenido el éxito esperado, ni de taquilla ni de crítica). Creo que sus últimas películas le han hecho perder el norte y, si no, ahí está la gran decepción que supuso su "Alejandro" oxigenado... pero es injusto que nos olvidemos que es también el firmante de películas como "JFK", un prodigio de relato cinematográfico, que tiene una pequeña y ninguneada joyita como "Un domingo cualquiera", y títulos que, sin ser tan grandes como se dijo en su momento, tienen su interés, como "Platoon" o "Nacido el 4 de julio". Junto a ello, es verdad que tiene desastres como "The Doors", "Asesinos natos" o su "Comandante", todo un ejemplo de las trampas en las que no debe caer nunca un documentalista... Vale, no es un genio, pero tampoco es un director a desdeñar del todo... aunque, insisto, témome mucho que "WTC" vaya a inclinarse más del lado de las segundas que de las primeras. ¡Ah!, y respecto a Greengrass, reconozco que a mí también me gusta más "El mito de Bourne" que "Bloody Sunday", pero es que "United 93" es simplemente redonda. ¡A ver qué hace después! (si esta película no está entre las oscarizadas este año, será de juzgado de guardia).

Entiendo lo que dices, Lucinda. Al parecer, la película tiene el beneplácito y el permiso de los familiares de todas las víctimas, porque el director manifestó que sólo la haría contando con él... lo que, de todas formas, no garantiza el resultado, no nos engañemos; supongo que ha sido ese respeto el que ha redundado, de hecho, en el distanciamiento que sorprendentemente ha logrado; de hecho, para mí, tiene puntos en común con cómo Spielberg (no me extraña la comparación que hace Fer) filma el atentado de la Villa Olímpica en "Munich"... pero es que de éste han pasado 34 años, mientras que todos recordamos dónde estábamos el 11 de septiembre del 2001 y lo que dejamos de hacer para pegarnos ante los televisores... De verdad que lo que ha conseguido Greengrass me parece simplemente prodigioso.

Gracias a todos!

Noel dijo...

Yo la vi hace dos meses y aún no se me ha borrado de la retina el plano final. A-co-jo-nan-te.

Me estoy temiendo que la de Oliver Stone va a ser una mierda, por mucho Nicolas Cage. Creo que es la película que su director necesitaba después de "Alejandro Magno": una papilla sentimental y llena de heroismo, pensada únicamente para calar muy hondo en los miembros de la Academia. Es comprensible que la haya hecho (el tipo perdió mucho dinero y mucha credibilidad dentro de la industria con la de Alejandro), pero no es el proyecto arriesgado que los seguidores de Stone deseamos.

Rosenrod dijo...

Desde luego que no, Noel. Ésa es otra: el deseo extremo que debe tener por congraciarse con la industria después de sus escarceos con Castro.

Un saludo

Lucinda dijo...

Ah, no sabía que contaba con el beneplácito de los familiares, mea culpa. Supongo que en cierto modo eso valida más el carácter moral del filme... de todos modos, habrá que verla.

Matias dijo...

De esta película ya había oído hablar maravillas, y tu excelente comentario, Rosenrod, viene a confirmar esos vaticinios. No sé por qué me da el tufillo de que en la de Oliver Stone quizá sí haya algún que otro guiño patriotero, aunque es una mera impresión basada en el 'trailer'. No sé si un 'making off' o en un reportaje sobre esta United 93 comentaban cómo los guionistas y todos los implicados en el proyecto tuvieron un contacto constante con los familiares de las víctimas. Es lo justo cuando uno trata con un material tan emocional para personas que han pasado por tan amargo trance no hace tanto.

Marnie dijo...

Pues quería verla este fin de semana, junto con Desayuno en Plutón y La joven del agua, pero va a ser que me tendré que esperar a estar mejor de la pierna, o eso o las veo cómodamente en casa.

Saludos!

Raccord dijo...

Otra vez hablando de pelis que no he visto. si es que... :)Igual Oliver Stone da la sorpresa, pero me espero muchas barras y estrellas. Seguramente la mas fiel a la realidad sea la de Greengrass.

Meando fuera del tiesto: por que el cine es taaan lento respecto a la realidad? La Guerra de Vietnam acabó en el 73, y las películas son de los 80. O JFK de los 90. O estas de las torres gemelas, nada menos que 5 años después.

Si hasta el cine "social" va con retraso: o no estabamos hartos de debates sobre la eutanasia antes de que llegase Mar Adentro?

Un poquito de premura y una pelicula con un blogger como protagonista ya!!

Marnie dijo...

Por cierto, gracias por pasarte por ambos blogs durante estos días de vacaciones ;)

Rosenrod dijo...

Veo, Matías, que ese temor está más que generalizado; espero que nos equivoquemos.

¡Felizmente reencontrada, Marnie! Ya se te echaba de menos... espero que lo de la pierna no sea nada grave. Un abrazo! (ah, y no hay que dar las gracias por el enorme "sacrificio" que ha sido entrar en tus blogs) ;)

Pues Raccord, creo que porque es necesario poner una distancia para poder abordar los temas con una cierta frialdad, sin dejarse llevar por los apasionamientos del momento. Pasa en todos los sitios: los franceses aún no han sido capaces de revisar lo que sucedió en Argelia (de ahí el revulsivo que supuso "Caché"), o fíjate nosotros, que aún andamos a vueltas con la Guerra Civil... me temo que no es un patrimonio exclusivo norteamericano. Y respecto a la película con un "blogger" protagonista... quizá habría que haber metido uno en el argumento de "Snakes on a Plane" :)

Saludos!

JohnTrent dijo...

Notable pelicula que podemos comprender como hipotesis de lo que alla pudo suceder, pero nunca como realidad absoluta, aunque muchas cosas no creo que se alejen demasiado.

Ante todo, me parecio una pelicula conmovedora y con unos ultimos veinte minutos brutales y, como era de esperar, tensos y realmente dramaticos.

Eloy dijo...

Rosenrod, ya la he podido ver, ayer mismo. Hombre la verdad es que ya de entrada son de agradecer los siguientes puntos:
-Que se ahorren el patriotismo
-Y que le den protagonismo también a los terroristas
Y con esto último me explico. La película como homenaje funciona muy bien, es decir, que como recreación de los hechos es buena. Aquí no hay malos y buenos, si no personas que el director intenta retratar como tales, desde la total objetividad, lo cual siempre es de agradecer. Porque terroristas o victimas, se trata igualmente de personas lo que conlleva un cierto sentimiento que en esta película se preocupan en mostrar.
Lo que menos me gustó fue el mareo al que somos sometidos en ciertos momentos con zooms y movimientos de camara poco o nada necesarios.
Por lo demas es un mas que digno homenaje. Y atencion a los minutos finales porque son de hordago y lo mejor de la peli sin duda.

Eloy dijo...

Aclaro: es una buena recreacion pero de los hechos "en general", ya que realmente la pelicula esta centrada en la recreacion de uno hecho hipotetico, lo cual nunca puede ser una recreacion en toda regla, solo desde la probabilidad. Y desde ese punto de vista me parece bastante acertada la recreacion que se ha hecho. Saludos.

Eloy dijo...

Y me gustaría lanzar una pregunta a todos aquellos que tachan a Oliver Stone de patriota:
¿Habéis visto muchas películas de Stone?
Porque que yo sepa es todo lo contrario, pero vamos... será que yo las he entendido al revés.

Eloy dijo...

(por cierto) Excelente comentario Rosenrod

Andrés / Derzu dijo...

Hola
Pude ver esta película en pre estreno en Lima (se estrenará aqui dentro de un par de semanas, creo)

Me pareció excelente, el realismo y la absoluta falta de manipulación de los hechos hacen de Vuelo 93 una cinta que te mantiene al borde del asiento. A pesar que sabes como terminará todo..

La tranquilidad de los pasajeros y los tripulantes al subir al avión, es de lo más angustiante para el espectador.

(Porqué me borraste de tus links?)

saludos
andrés

Rosenrod dijo...

John, ya te he leído. Me alegra coincidir contigo.

Eloy, tienes toda la razón que no es un patriota al uso; de hecho, es muy crítico con el sistema en muchas de sus películas. Pero la vena crítica no creo que aparezca precisamente en WTC; veremos.

Andrés/Derzu, qué bueno reencontrarte por aquí. Pues mira, lo del link, un fallo accidental de alguien totalmente novato en esto de los blogs, y una muestra de lo malo que es usar el copy/paste para insertar vínculos... paso a solucionarlo ipso facto.

Saludos a los tres!

Travis McGee dijo...

Buena película de Paul Greengrass, que narra, principalmente, las vicisitudes de los pasajeros del vuelo 93 que sufrieron un secuestro en pleno avión. Era el fatídico día 11 de septiembre, y poco antes dos aviones habían chocado contra las Torres Gemelas de Nueva York.
Greengrass cuenta los hechos cronologicamente, con dos puntos de tensión, primero los esfuerzos titánicos y caóticos de los controladores de vuelo y miembros del Ejército, ante las explosiones de las Torres Gemelas. Más tarde, en su segunda mitad se centra en el secuestro del Flight 93.
El director dirige en su primera mitad, a la manera de "Bloody Sunday", es decir, con movimientos nerviosísimos de cámara, imprimiendo un caos en la narración, demostrando claramente los primeros minutos de dudas e incertidumbres, así como la perplejidad y miedo de aquellos que contemplaban, sin saber qué era exactamente, el desastre.
Aquí, el espectador debe armarse un tanto de paciencia, si es que no está acostumbrado a este tipo de tomas. Demasiados planos y un gran revuelo, tal y como sucedió en la realidad. Todo confusión.
Pero esta parte es totalmente necesaria para lo que vendrá después, que no es otra cosa que el secuestro en pleno vuelo del United 93, a cargo de cinco terroristas.
Greengrass logra en este triste y trágico episodio de la reciente historia mundial, unas imágenes que impresionan y emocionan en su dureza, dolor y tragedia.
Sus últimos diez minutos son espléndidos, llenos de fuerza dramática desgarradora. Y el final, no por ya sabido de antemano deja de dejar al espectador anonadado.
"United 93" es una buena película, no sé si realmente imprescindible, como dice la publicidad en letras bien grandes, pero sí emotiva y dura, que no deja de ser una lección de la más triste historia reciente y sirve de homenaje a todas aquellas personas que perdieron la vida en aquél fatídico 11 de septiembre.

Rosenrod dijo...

Bienvenido, Travis. Pues eso, ¿qué más se puede añadir...?

Hicks dijo...

Grandiosa pelicula y poco más que añadir a los comentarios de los cinefilos anteriores.
Tambien coincido con tu ultima frase; se lo ha puesto muy dificil a Oliver Stone.

Rosenrod dijo...

¿Difícil? ¡¡¡Dificilísimo!!!

Un saludo, Hicks!

Rebe dijo...

Totalmente de acuerdo con tu reseña Rosenrod, es una gran película, a mi parecer una de las mejores de lo que va de año. Es impresionante, muy realista y muy respetuosa. Los intérpretes casi todos desconocidos están magníficos. Un film que merece muchísimo la pena ver. A ver que hace Stone para mejorarlo.

Un abrazo.

Rosenrod dijo...

Pues, por lo visto en el tráiler de "WTC", que vi el viernes, me temo que poco ha podido hacer...

Un saludo, Rebe!

kasandra dijo...

De todo lo que he estado leyendo aquí hoy esta es la que menos me apetece ver.

Un saludo

Rosenrod dijo...

Bueno, Kasandra; afortunadamente, y como ves, hay mucho donde elegir :)

Un saludo, y ¡bienvenida!

Anónimo dijo...

Ya la he visto...y me inclino ante Greengrass.Como en 'Bloody Sunday' ha realizado una película perfecta.
Un saludo.

Egon Blant dijo...

El usuario anónimo era yo.

Rosenrod dijo...

Toda la razón, Egon,

Un saludo!

Incogfito dijo...

Grandiosa tu crítica.

Para muestra de lo buena que es la critica de esta pagina visiten:
http://www.blogdecine.com/archivos/2006/08/28-united-93-media-hora-de-flo.php

Ahi un petardo hiperideologizado revienta la pelicula en una direccion tan absolutamente confusa y equivocada como interminable, mientras enloquece en una espiral de justificaciones, que denotan mas un interes tendencioso y sesgado, que una logica intelectual o cultural.

En una de sus ciegas furias llega a sostener que Won Kar way conoce mejor el ritmo cinematografico que Greengras. ....desde luego ...hay gente pa to

Lo dicho....de este Blog lo unico malo ....
la tipografia (enorme para ciegos)

Rosenrod dijo...

Paso a echarle un ojo, Incogfito. Y sí, la verdad es que queda enorme esta tipografía, sobre todo en la reproducción de los comentarios. A ver si aprendo a cambiarlo...

Un saludo!

Egon Blant dijo...

Al contrario de la crítica que comentaba Incogfito, que no pude acabar de leer por ser un inefable cúmulo de despropósitos...

(este es el enlace correcto:)
http://www.blogdecine.com/2006/08/28-united-93-media-hora-de-flojisimo-cine-y-una-hora-de-insoportable-falso-documental

...la que aquí tenemos escrita por Rosenrod es excelente, y por eso la he incluído en un acceso en mi Blog.
http://www.espacioblog.com/egon_blant/post/2007/02/01/united-93

Espero no te importe Rosenrod, no encontré mejor manera de enriquecer el post sobre United 93, que he publicado con fragmentos de entrevistas a Paul Greengrass.
Un saludo.

Egon Blant dijo...

Por lo visto es imposible incluir aquí un acceso a una página web en el apartado de comentarios, pues quedan incompletos... bueno, no importa.
Saludos !!

Rosenrod dijo...

Egon, por supuesto que no tengo ningún problema. Y es siempre un placer volver a leerte por aquí.

Un saludo!