21 agosto 2006

CATÁSTROFES DE ANDAR POR CASA

Mira tú por dónde la película de catástrofes del verano, o al menos la más rentable, puede ser esta pequeña producción, A la deriva, secuela encubierta (en España, porque en Estados Unidos no han tenido ningún problema en titularla simplemente Open Water 2) de aquélla que, hace tres años, nos trajo una situación bastante parecida. En este caso, un grupo de amigos se reencuentra para pasar unos días en un velero de lujo invitados por uno de ellos, tras cinco años sin verse, y tienen la desgracia de terminar los seis en el agua, al lado del barco, sin poder volver a subir porque a ninguno de ellos se les ocurrió tirar antes una escalerilla por la que regresar. ¡Ah!, y dicen que está basada en hechos reales, aunque no se especifica en cuáles (a lo mejor en seis amigos que un día se hicieron un viajecito en un yate, no sé).

Pues bien; desconozco la recaudación que estará haciendo estos días, con la taquilla aún ocupada al abordaje por Sparrow y compañía, pero me apostaría mi conexión ADSL a que, a buen seguro y proporcionalmente, esta película ha sido más rentable para sus productores que el mastodonte de Poseidón para el sufrido Akiva Goldsman (espero que se haya resarcido con lo que haya cobrado por el guión de El código Da Vinci) y el bueno de Wolfgang Petersen.

A su pequeña escala, esta película comparte ciertas semejanzas con la película que ha remedado al Titanic (al barco, no a la película) en taquilla: al fin y al cabo, se trata de un perfecto ejemplo de película de catástrofes en versión minimal; y si no, basta con que echemos un vistazo y comprobaremos que lo tiene todo: un grupo de personas con la que los espectadores pueden identificarse (y bien a gusto, que son bastante guapos), a los que les sucede algo imprevisto que les deja a merced de las fuerzas de la naturaleza y sus propios recursos e inventiva; un reparto de roles que nos hace casi prever desde el principio cómo se van a comportar cada uno de ellos desde el principio (empezando por la rubia guapa y chillona que, claro, no hace más que molestar, la pobre); tiempos muertos entre acción y acción, mientras se van acumulando las bajas, en las que aprovechan para decirse lo que nunca se habían dicho e incluso filosofar con aquello de que no somos nada... y por no faltar, ni siquiera falta mensaje de lo soberbios que son algunos humanos y cuánto se merecen el castigo, y un genial detalle de guión que introduce aún más angustia en lo que sucede: el bebé de una de las parejas, que se ha quedado solo en el barco y que despertará de un momento a otro sin que nadie pueda atenderle ni darle de comer (y cuyo llanto oiremos convenientemente a través del vigilabebés), etc.

Pues bien, una vez dicho esto, he de confesar lo siguiente: no diré que A la deriva sea una buena película, porque tiene bastantes cosas ridículas (alguna línea de diálogo sonrojante y fallos de antología, como el hecho de que sabemos inmediatamente quién sobrevivirá cuando todos se supone que se quitan los bañadores para hacer una cuerda... y a una de las chicas le vemos de repente el tirante de la ropa interior, ¡está claro que ésta saldrá del agua y no conviene que le veamos las vergüenzas, que esto es una pelí angustioso-familiar!), pero lo que sí puedo decir es que me entretuvo bastante más que Poseidón.

Por eso, cuando vuelven a sonar una vez más los gritos de los agoreros que dicen que Hollywood está (otra vez, y van...) en crisis, quizá películas como ésta sean las que vayan a marcar el camino, producciones que pueden explotarse perfectamente en cine, DVD (o Bluray o lo que sea) y, sobre todo, en televisión (es perfecta para una sobremesa de sábado y domingo), y que no dejan a ninguna productora temblando si fracasan. Quizá tendremos que irnos olvidando de poseidones, kingkones y demás, y prepararnos para pequeñas historias y tragedias de andar por casa. A lo mejor, el futuro será minimal... o no será.


A LA DERIVA. Adrift / Open Water 2. Alemania, 2006. Color, 95 min. Director: Hans Horn. Intérpretes: Susan May Pratt, Richard Speight Jr., Niklaus Lange, Ali Hillis, Cameron Richardson, Eric Dane. Guión: Adam Kreutner, David Mitchell, Collin McMahon, Richard Speight Jr. Fotografía: Bernhard Jasper. Música: Gerd Baumann. Producción: Dan Maag, Philip Schulz-Deyle. Vista en: Cine.

17 comentarios:

Libertino dijo...

que huevos tienes, paso mogollón de esta patata.
Open water me pareció un desastre absoluto, una tomadura de pelo.
Algún día habrá que hacerle justicia a El proyecto de la bruja de Blair, que si conseguía lo que se proponía: dar miedo.
Open water daba sueño.
¿Pero que argumento ridículo es el de esta peli?
¿Seguro que son hechos reales?
¿No habrán dicho eso precisamente para defenderse de lo que pregunto antes?
Puáj!

Raccord dijo...

Pues igual si que está simpática, pero el argumento no me llama demasiado la atención.

Por cierto esta noche he visto La Novia de Frankenstein, y el Profesor Pretorius dice en un momento "Brindemos por un mundo de dioses y monstruos" Tu blog se llama así por eso?

Director's Cut dijo...

Hey Rosenrod! Pues no se que decirte, a mi "Open Water" no me gustó demasiado. Como trabajo audiovisual de bajo presupuesto, está muy bien, igual que "El proyecto de la bruja de Blair".
La cierto, es que estos films que menciono me parecieron muy originales por su apuesta, pero al mismo tiempo se me antojaron demasiado lentas y un poco aburridas; "que no tengas presupuesto no quiere decir que no puedas hacer cosas entretenidas"...
El caso de "A la deriva" lo tengo claro; han querido aprovechar el tirón de "Open Water" y se han sacado de la manga una secuela realizada a lo minimal, pero con los tópicos de una cinta comercial adolescente tipo "Se lo que hicisteis el último verano" : Protas guapos/as, diálogos pésimos y situaciones ridículas y forzadas... en serio está basada en un hecho real? Mmm... decir que si lo fue, es una buena estrategia comercial, no?
Si tengo la ocasión de verla, ya te diré.
Un saludo crack!! :)

P.D: He colgado un trailer en mi blog, échale un vistacillo si te apetece, ciao.

Peceirus dijo...

La primera parte me dejó clavado en el sillón! Bajo presupuesto pero buen ritmo. A ver esta secuelilla, aunqueseguro molara mas que posesión in poseidon!

Rosenrod dijo...

Pues eso es lo que me pregunto yo, Libertino, porque lo cierto es que en la película no dan ninguna información más que el sucinto "basado en hechos reales". ¿Será posible que le haya sucedido a alguien eso de verdad? Curiosidad tengo, la verdad.

Hola, Raccord; pues en parte sí, por ese brindis de Pretorius (de hecho, es la foto que puse en mi primer post de presentación), pero también por la película de "Dioses y monstruos", que toma su título también de esa misma escena y que recrea cómo pudieron ser los últimos días de vida de James Whale. Es una de mis películas preferidas y, si tienes interés, también he escrito sobre ella en el blog. De todas formas, ¡qué gran película "La novia de Frankenstein", y qué gran personaje el viejo y cínico doctor Pretorius, y qué maravilla sus pequeñas criaturas!

Hola y bienvenido, Peceirus... pues más de lo mismo, tampoco nos vamos a engañar, pero sin tiburones. Pero insisto: no me parece más mema que "Poseidón", ni mucho menos; de hecho, creo que los diálogos y el guión andan más o menos a la par.

Gracias y un saludo!

Rosenrod dijo...

Director's: eso es lo que quiero decir; no pretendo poner esta película en un pedestal que no se merece, porque es del montón (aunque, como cosilla veraniega, me parece más presentable que, por ejemplo, ese inmenso bodrio titulado "Aullidos", del que Wes Craven, si tuviera aún algún apego a su nombre, haria bien en distanciarse en vez de apadrinarlo); sólo recalcar que, en el fondo, nos están vendiendo siempre la misma moto, sólo que a veces nos las disfrazan con un envoltorio de efectos especiales y parecen otra cosa.

Y por cierto, no me había percatado de la curiosidad de que tanto "Poseidón" como ésta son cosa de alemanes... ¡Cómo aprenden los tíos! :)

Un saludo; le echaré un vistazo al tráiler, claro que sí.

Me paso a leerte

Lucinda dijo...

Vaya, Rosenrod, ¿no será otra de esas pelis para ver en el autobús...? :) La verdad es que no me llama nada la temática... lo cierto es que me pones esta después de tu acertado análisis de "¡Olvidate de mí!" y no hay color (no por tu forma de expresarte, si no por las películas en sí...) :)

Por cierto, ¿has visto Donnie Darko? Ayer la vi en la 2 alternando con Queer As Folk y aluciné, tal vez si la has visto le harías justicia con tu análisis.

Sergio Arán dijo...

Con todos mis respetos, la película es malita, malita... Creo que lo que tiene realmente bueno es la sinopsis... "Grupo que no puede subir al barco porque no han bajado la escalerilla", pero está hecha sin gracia. No creo que debamos ser benevolentes... con la sinopsis absurda de una camión sigue a un coche, Spielberg hizo "Duel".
Bueno, vale, Spielberg es Spielberg.
Un gran blog,
felicidades

Rosenrod dijo...

¡Jajaja, tienes toda la razón, Lucinda! Bueno, supongo que podemos disculparlo por aquello del verano, de encontrarte atrapado en un sitio con pocas salas y que tienes tanto mono de ver cine que te agarras a lo que sea, ¿no? (a ver si cuela) :) Respecto a lo de "Donnie Darko": sí que la tengo en el cajón, entre otras muchas, y seguro que acaba desfilando por esta pantalla... porque tiene tela que cortar, y mucho. Pero, si quieres ir abriendo boca, hay un montón de blogs que hablan de ella; debe de ser de las mayores cult-movies de la red. Un millón de gracias, y ¡ah! estupenda la foto ;)

Bienvenido, Sergio... pues no seré yo el que me ponga a defenderla contundentemente, la verdad. Y tienes toda la razón: "Duel", ¡qué auténtica maravilla! Vale por todo un curso de cine comprimido en hora y media.

Saludos!

Eloy dijo...

"Duel" o "El diablo sobre ruedas" es una película espectacular. No sé si sabéis que estuvieron a punto de hacerla muda. Yo creo que hubiera sido un puntazo, lástima que por motivos comerciales al final se echaran atrás. Además de ser así se hubieran comido el trozo que a mi juicio sobra un poco en la peli, el monólogo del bar.
Respecto al título que comentas no puedo decir nada, puesto que no la he visto. Aunque por el trailer se antoja un poco... rollo ¿telefilm?

Hombre Lobo dijo...

No se podía definir mejor: un "Titanic" minimalista. Aunque ahora que lo pienso, "Titanic" se habría beneficiado mucho si le hubieran añadido, qué se yo, un calamar gigante.

Yo disfruté bastante con "Open Water", así que a lo mejor hasta le echo un vistazo a esta. Pero eso sí: unos chicos que se tiran al agua sin poner aunque sea una escalerilla... ¡merecen morir!

¿ysiestaveztequedaras? dijo...

Acabo de descubrir esta película

Dos cosas off topic

1. gracias por lo de Olvídate de Mi, aunque ya te he posteado allí

2. ¿Me recomendarías blogspot? Creo que voy a cambiar la coctelera. Sino le preguntaré al informático de Kesher

Un abrazo!

Lucinda dijo...

¿Ysiestaveztequedaras?, vale que no soy Rosenrod, pero si quieres cambiar de blog, pásate o a blogspot o a wordpress, son (humildemente creo) de lo mejor que se puede ver por ahí.

Donnie dijo...

Buff a la deriva... no se eh, yo prefiero Nacho Libre jajajaja

Aunque viendo lo que te paso en el cine, no había mucho más en dónde elegir...

Saludos!!

Director's Cut dijo...

Blogspot Forever! Es lo mejor, y no suele fallar. Yo tenía un blog en La Coctelera y lo tuve que cambiar a Blospot. Lo único malo de Blogspot es que no tienes para hacer categorías de post directas y te lo tienes que currar, pero por lo general es la caña de España.

Ah! Hombre Lobo, genial! "unos chicos que se tiran al agua sin poner aunque sea una escalerilla... ¡merecen morir!"... como me he reidoooo! jua jua jua ;)

Por cierto, estoy hablando como si fuese yo el dueño de este blog, uséase, Rosenrod... Jo que maleducado que soy, perdona Rosenrod :)

Saludossss!!!!

Rosenrod dijo...

¿"Duel" muda, Eloy? No lo sabía... pero perfectamente podría funcionar. Lo que sí puedo decir es que, en una ocasión, estaba en un bar y la tenían puesta en la tele. Evidentemente, no se oía nada, pero las imágenes tenían tal fuerza que no perdían un ápice de su intensidad... Y no es de extrañar, Spielberg, incluso en sus peores películas, demuestra que maneja la narración cinematográfica como nadie.

¡Jajaja, Homber Lobo! ¿Un calamar gigante en "Titanic"? Tendría su aquél, pero ni al pasado de Cameron se le ocurrió algo así, desde luego. Le pegaría más bien un Nautilus que fuese el no va más de la tecnología... Y ¡desde ya! declaro que tu sinosis es la mejor de cuantas haya leído en lo que llevamos de año de cualquier película. ¡Si hubiera un Oscar o un Goya a la mejor sinopsis, te habráis ganado ambos pero ya!

Ysi, veo que ya se me han adelantado a conetstar, y caso mejor, porque llevo tan sólo tres meses en esto de los blogs. Blogspot no funciona mal, aunque a veces Blogger se pone algo puñetero, pero hay ilustres blogueros que asientan sus reales en Wordxpress (entre ellos Kesher, que si encima dices que es informático, pues por algo será)... También he de decir que yo manejo el blog en un nivel bastante básico; de hecho, tengo ganas de personalizar un poco la página, lo que iré haciendo poco a poco, en cuanto me apunte a un cursillo CCC: no os preocupéis, lanzaré gritos de SOS si me veo en peligro :)

¡Mira, Lucinda se me había adelantado! Pues eso...

Y nada, nada, Director's: está usted en su blog. ¡Vuelva cuando quiera! :)

Un abrazo a todos!

Rosenrod dijo...

¡Ah! Y para que nadie se piense cosas raras a partir del comentario de Alex sobre lo que me pasó en el cine, repito lo que escribí en su blog: fui a ver "Super Nacho", pero la taquillera del cine me dijo ¡¡¡que la habían perdido!!! (ellos no, Seur), que volviera el sábado o el domingo, a ver si tenía suerte (¡?!)

Y en fin, como estaba de vacaciones y no había mucho más donde elegir (tampoco ponían "Maleficio", que podía haber sido una opción), finalmente me quedé... "A la deriva!.

Pues eso, que quede constancia

Saludos again!