30 septiembre 2006

¿ALGUIEN HA VISTO A OLIVER?

Si empezásemos a ver World Trade Center después de los títulos de crédito, si no hubiésemos sufrido el horroroso cartel español, si nos hubiésemos librado de la estampa de Oliver Stone haciendo el numerito de ponerse el casco de bombero (como lo hizo, con escasas dos semanas de diferencia, en Venecia y en San Sebastián), sería casi imposible que acertáramos a descubrir quién es el director, hasta tal punto tiene una realización plana, desangelada, y en la que brillan por su ausencia los destellos que hace ya tiempo hicieron célebre a Stone y que, desgraciadamente, llevan demasiado tiempo desaparecidos.

Puede que sea deliberado que el director de JFK haya querido aprovechar para congraciarse con la industria después de sus últimas incursiones contestarario-izquierdistas y el fiasco artístico y económico de Alejandro pero, a tenor de los comentarios y el resultado en taquilla cosechado en Estados Unidos, parece que ni siquiera le ha servido para eso. Y es una lástima, porque el precio a pagar ha sido demasiado alto; para esto, hubiera sido mejor que la película viniese firmada por un director del montón y así, por lo menos, no tendríamos esta sensación de que nos han dado gato por liebre.

Porque, digámoslo ya: World Trade Center es fallida, lenta y aburrida, un desperdicio de celuloide que ahoga, incluso, planos sueltos y actuaciones inspiradas (como las de las dos esposas, unas sobresalientes, como siempre por otro lado, Maggie Gyllenhaal y Maria Bello). Y la sensación que termina predominando es que, en realidad, Stone ha sido desbordado por un proyecto en el que las cargas emocionales y las expectativas creadas eran muy grandes. Una responsabilidad que quizá podría ser utilizada como atenuante, pero que pierde gran parte de eficacia cuando, hace escasas semanas, hemos visto los excelentes resultados que Paul Greengrass obtuvo con United 93, una cinta no menos complicada y difícil a priori, pero que su director supo llevar a un excelente buen puerto.

Stone, sin embargo, opta por una estrategia diferente: si en el film de Greengrass la narración huye de las connotaciones para ofrecer unos hechos desnudos (o al menos, lo que permite la ficción cinematográfica), el director de Platoon cae en todas las trampas latentes en el mero enunciado de enfocar la catástrofe del 11-S cuando sus consecuencias políticas y emocionales siguen bien vivas en el pueblo norteamericano. Y así, la historia de los penúltimos supervivientes (de sólo 20) rescatados entre los escombros de las Torres Gemelas 24 horas después de su derrumbe, planteada como el símbolo de la tragedia, se vuelve inane porque, simplemente, no llega a interesar por su total ausencia de ritmo, de tensión narrativa, y porque los recursos para buscar la identificación con el espectador son, por decirlo suavemente, de brocha gorda.

Además, ver World Trade Center plantea un tema interesante, que seguramente podría dar lugar a sesudos artículos de especialistas, y es la aparente imposibilidad de reconstruir y hacer creíble una catástrofe que fue retransmitida en directo a todo el planeta: comparado con las nubes de polvo, el estruendo y el caos que vivimos todos aquellos días pegados al televisor, lo que nos ofrece la película revela de forma abrumadora su falsedad, sin que en ningún momento nos introduzca en la vorágine de aquellas horas (algo que sí consiguió, una vez más y con menos recursos, Greengrass). Claro que a ello contribuye la absoluta inexpresividad del infinitamente sobrevalorado Nicolas Cage; no dudo que los policías, al entrar en el vestíbulo, no pudieran moverse rápido por ir cargados con su equipo, pero está tan mal planificado que parecen un grupo de extras sorprendidos durante una visita a las torres. Sólo la escena del derrumbe tiene algo de credibilidad.

El problema es que, entonces, el ritmo decae ya hasta alcanzar el peligroso nivel del encefalograma plano. Las propias limitaciones del planteamiento (los dos policías estuvieron todo el tiempo atrapados, sin poder moverse ni hacer nada, sin que nadie en realidad les estuviera buscando) se ven reforzadas por una estrategia de guión que intenta compensar la inactividad de los protagonistas prestando más atención a la espera de sus familias, pero éstas se nos presentan con tantas convenciones y concesiones a los lugares más comunes de los telefilmes de sobremesa, que el interés sigue y sigue decayendo, hasta que deseamos que los rescaten, simplemente, para que se acabe la producción hollywoodiense más aburrida que nos hemos echado a la cara en los últimos años.

Claro que, cuando aparecen los tímidos atisbos de autoría, el resultado es aún peor, con la caracterización alucinada del ex marine que les salva (auténtico héroe de la película, pero símbolo a su vez del sentimiento de predestinación del ultrapatriotismo norteamericano, y que pronuncia la frase clave del mensaje de la película: "Van a hacer falta unos cuantos para vengar esto"). Y eso, por no hablar de las visiones del Jesucristo redentor, que vela por los policías atrapados, y que en un fundido bastante significativo termina confundiéndose con la figura del ex marine (¡ah, sí! Se me olvidaba decir que Stone afirma que esta escena es "irónica"... lástima que en la película no veamos nada que señale esa ironía, quizá una nota a pie de pantalla hubiese estado bien).

En suma, un naufragio total, que además abre el interrogante de cómo el mismo cineasta capaz de firmar un documental ensalzando a Fidel Castro puede despachar, pocos años después, un filme tan patriótico y plano como éste. Pero claro, eso nos llevaría a otros campos y éste es sólo un humilde blog de cine.

WORLD TRADE CENTER. World Trade Center. EE. UU., 2006. Color, 129 min. Director: Oliver Stone. Intérpretes: Nicolas Cage, Michael Peña, Maggie Gyllenhaal, Maria Bello, Stephen Dorff, Jay Hernández, Michael Shannon. Guión: Andrea Berloff. Fotografía: Seamus McGarvey. Música: Craig Armstrong. Producción: Michael Shamberg, Stacey Sher, Moritz Borman, Debra Hill. Vista en: Cine.

[+] Crónica cuatro de San Sebastián. World Trade Center (crítica y reseña), en ¿Y si esta vez te quedaras?
[+] World Trade Center, en Somewhere Only We Know
[+] World Trade Center, en Sin pasar por taquilla
[+] World Trade Center, en Ser cinéfago, según John Trent
[+] World Trade Certer, en Mi galaxia muy lejana
[+] United 93 vs. World Trade Center, en Guitars On the Rocks
[+] Catastrófica, en El séptimo cielo

24 comentarios:

Vade retro dijo...

La verdad es que no es un tipo de película que me atraiga especialmente...si la veía era más bien por ver una reinvindicación de Stone, pero leído lo tuyo y lo de la crónica,y, creo que mejor me ahorro el mal trago.

Mikyma dijo...

Juas, yo cuando me enteré de que salía JC ya no sabía si reir o llorar. Y bueno, no la he visto pero por lo que dices, por lo que dicen, y por lo que parece es otro producto más ultrapatrióticoamericano.

Lástima lo de Stone.

Marnie dijo...

Como no tengo mucha intención de verla, al menos a corto plazo en el cine, me he leído tu crítica, y la verdad es que ya me imaginaba exactamente todo lo que comentas: típico telefilm de catástrofes con un nivel dramático propio de telefilm, y con un marcado discurso patriotero y pro-familia.

Yo también pienso que Stone es de los que crió su fama hace tiempo y luego se echó a dormir. La verdad es que no sé cómo se ha metido en este berenjenal precisamente él, si no es, como bien dices, para congraciarse otra vez con la industria y el público.

Supongo que, en definitiva, el problema de fondo de esta película es su ausencia de honestidad, porque se ha querido hacer un espectáculo Hollywoodiense de la tragedia. Se nos ha querido vender como un homenaje a las víctimas, cuando en realidad es una apología del heroísmo o, en todo caso, habla de la suerte de los que salvaron la vida.

Y que "United 93" sea mucho más creíble no es de extrañar. Ya no sólo por su planteamiento pseudo-documental, por la ausencia de estrellas en su reparto, o por su honestidad y falta de pretensiones. Es que Greengrass tiene muy buena mano para estas cosas. Ya en "Bloody Sunday" se respiraba una autenticidad demoledora que te sumergía de lleno en la situación. Qué mal lo pasé con aquella peli, oyes, que hasta me agaché en la butaca para que no me tocaran las balas :P

Marnie dijo...

Ai, quería decir "típica cinta de catástrofes con un nivel dramático propio de telefilm". Que ya suficiente telefilm es como para multiplicarlo XD

freddyvoorhees dijo...

Va a ser que muy poco de acuerdo con lo de que Cage esté infinitamente sobrevalorado... por lo demás lo que cuentas es básicamente lo que espero de la película yt por eso mismo no voy a verla, bueno, por eso y por lo del "jesucristo redentor" que me comentó por el messenger un amigo que la vio en San Sebastián... eso ya me sobrepasó...

Anónimo dijo...

Me imagino que veré la peli esta semana, pero tu comentario confirma mis peores presagios; y lo peor, en mi caso, es que aún no he podido ver United porque en mi tierra sólo traen pelis que se anuncien por la tele cinco o seis veces en la semana de su estreno.

En cuanto a Stone, pues que todo lo dirigido por él tras 'Nixon' no me ha despertado interés alguno. He esquivado, y aún sigo haciéndolo, la de 'Alejandro Magno' (la ponen tan mal que no me quiero enfrentar a ese largo tostón), y 'Un Domingo cualquiera' me pareció eso, una película cualquiera sobre temas deportivos. Si por algo me gusta su cine es por su valentía y coraje en la denuncia, por poner sobre la mesa temas polémicos desde arriesgados puntos de vista y con buen pulso dramático. Dudo que ya llegue a superar algunos de sus mejores trabajos, como la magnífica 'JFK'.

Saludos.

kasandra dijo...

Me gusta comprobar que cuando no te gusta algo eres un crítico Demoledor. Eso me sabe muy realista. Y además creo que ya tuve demasiado con las escenas de aquella catástrofe. No lo pintas nada atractivo. Te haré caso y me saltaré esta experiencia que se me antoja bastante desasosegante.

Un beso

Rosenrod dijo...

Vade, estoy convencido de que tus seis euros podrán encontrar mucho mejor destino que gastarlos en ver esta película.

Lo de Jesucristo es muy fuerte, Mykima. Y desconcertante, no sabes muy bien cómo tomártelo.

Totalmente de acuerdo, Marnie. Creo que lo que más me ha enfadado es este doble juego de Stone. Si la hubiese firmado otro, sería una mala película (insisto, no lo es tan sólo por su enfoque patriota, sino porque verdaderamente no tiene alma y es sumamente aburrida). En realidad, hace que veamos con otros ojos películas suyas anteriores.

¡Jaja, Freddy! Veo que tenemos un amplio campo para la polémica con Nicolas Cage... a mí nunca me ha convencido, con la excepción de "Leaving Las Vegas". Pero, como decían en "La historia interminable", ésa es otra historia, y será contada en otra ocasión :)

Matías, yo salvaría precisamente "Un domingo cualquiera". Creo que es la última buena película que ha hecho Stone (y el problema es que, entre documentales y grandes producciones, ha hecho unas cuantas).

Kasandra, hay algo peor que el que fuera desasosegante: es aburrida. Y eso sí que tiene delito, dado el tema.

Gracias a todos!

Noel dijo...

Los primeros 20 minutos son buenos, pero luego de la impresión de que el Stone frenético al que estamos acostumbrados se queda tan atrapado y limitado como los propios protagonistas.

Y hubiera preferido que Dave Karnes en persona me diera un rodillazo en la boca antes de ver ESE epílogo.

Lucy_nariz_respingona dijo...

yo voy a verla hoy...aer que tal ya te dire

muack

Alex dijo...

Pues no tengo ni idea de dónde debe andar.

Desgraciadamente coincido contigo plenamente. Una pena, Stone es una referencia para mí. Hasta el punto de haber defendido "Alexander" con vehemencia. Esta vez es difícil hacerlo, sino imposible, hacerlo.

Saludos.

Galoy dijo...

Nadie se lo explica Rosenrod. Sí, aunque parezca increíble hasta Mr. Oliver es un maldito lameculos de la industria. Según dice está preparando otra película sobre el 11S, pero esta vez centrándose en el contenido político. Suena aburrida. Pero bueno, ya se verá.

Un saludo.

Director's Cut dijo...

Se veía venir!!! Oliver la cagó!!! Hubiera sido mejor que fuese en plan patriota, almenos nos hubieramos divertido!!! : "Dios mío, dios mío, no siento las piernas capitán"... "Esta manguera, no es una manguera cualquiera, bombero... representan las barras y estrellas de tu bandera!!" jejejeje! Estaba claro, iba a ser mejor "United 93", más humana, menos típica, más original, más interesante... "World Trade Center" es para ver los efectos, y ya está.
Un saludo ;)

Lucy_nariz_respingona dijo...

World trade center es en plan documental , no tiene ni patriotismo ni revindicación ... nose es un poco plana por el medio es lenta pero lenta,que no sabes si echar una cabezada o esperar a ver si vuelve a espabilar me gusto a pesar de todo , las actrices lo mejor y bueno esa aparición de jesucristo??en fin casi me da algo cuando lo vi ... aún encima con una botella de agua...vale el hombrre dbia estar desesperado e igual lo vio ...pero no lo pongas ... aún encima con esos tonos rosas chungos jaja

saludos:)

Lucinda dijo...

Buenas, Rosenrod... yo ya dije en su dia (o no, no recuerdo...) que era la típica película que no vería. No sólo por la temática, que me parece arriesgada y predomina la sensación "es demasiado pronto", sino porque sólo viendo el cartel puedes hacerte una idea del tipo de cinta comercial que es, y sin más pretensión que la lágrima fácil y la ostentación de la valentía y el orgullo típicamente yanqui...

De todos modos, Stone jamás ha sido uno de mis directores estrella.

Gracias por tu review.

Rosenrod dijo...

Noel, tienes razón; ¡menudo personaje el del ex marine!

Pues, Álex, podríamos tener una larga conversación y/o posteo sobre "Alejandro". Yo no la salvo, a pesar de que, con todos sus problemas, la considero mejor que esta "World Trade Center". Para mí, la última buena película de Stone fue "Un domingo cualquiera".

Más aburrida que ésta, difícilmente será, Galoy :)

...y ni siquiera son impresionantes, salvo el momento del derrumbe. Hay algo muy difícil, casi imposible, en representar lo que todos vimos. Cuando tenemos en la retina imágenes tan vívidas como aquéllas, difícil que ningún trucaje digital pueda convencernos.

Me alegra que te haya gustado más, Lucy; así te has ahorrado una decepción. Pero siento disentir contigo: la película está muy ficcionada y, además, profundamente ideologizada, hasta el punto de que nada parece casual (el fragmento de la intervención de Bush, el personaje del ex marine, el mismo Jesucristo...). No le veo apariencia alguna de falso documental, que sí que fue el estilo elegido por Greengrass en "United 93".

Lo dijiste, Lucinda, lo dijiste... Y acertaste de pleno; al menos, tú no has tenido que sufrirla.

Gracias a todos!

Lluna de foc dijo...

Las pelis de Stone siempre me han impactado para bien o para mal, incluso puedo decir que me gusta el director, pero creo que se le va tanto la "pinza" que este film es un bodrio, ya me lo habían dicho, yo tenía muchas dudas, pero ahora con tu post lo tengo claro, no la veré, no me la descargaré, si un domingo tarde aburrido la hace por la tv quizás la vea.

Rosenrod dijo...

Pues ya puede ser una tarde aburrida, ya... y creo que ni así.

Un saludo!

robgordon1982 dijo...

Uf, la he visto esta noche...y tambien he visto como gente se salia de la sala, con toda la razon del mundo.

Tiene cosas pesimas, de verguenza ajena y una falta de ritmo alarmante en un tipo que ha hecho cosas buenas como Oliver Stone.

Y lo de Jesuscristo con una botella de agua de plastico Lanjarón, clama al cielo...nunca mejor dicho...

Saludos septimocieleros!

kasandra dijo...

Ayer mi padre me preguntó por esta peli. Le calqué tu opinión ;)

Voy a leerte ...

Besos :)

Rosenrod dijo...

Una gran decepción, Rob. No se puede decir de otra forma...

Bueno, Kasandra, eso sí que es responsabilidad. No sé qué habrá pensado tu padre :)

Gracias a los dos!

JohnTrent dijo...

Pues, sere de los pocos pero...a mi me ha parecido una muy buena pelicula.

Creo que hay demasiado prejuicio y decepcion por venir de quien viene. De no ser asi, y de tratar de otro tema resuelto igual, no hablaria tan mal de ella. En mi blog ya he explicado todo al respecto.

Saludos.

Egon Blant dijo...

A mí hace tantísimo tiempo que me dejó de interesar Mr.Stone...ni siquiera me compensaban sus trabajos para disfrutar de un montaje atrevido...supongo que no veré esta película ni en DVD...hay tantas interesantes por ver !! desde luego tu completa crítica me ha convencido del todo.

Un saludo.

Rosenrod dijo...

Leí tu crítica en tu blog, John, bien argumentada como es habitual, pero en este caso no tengo más remedio que disentir... o no del todo: es cierto que el que la firme quien la firma añade un plus de decepción, pero te puedo asegurar que mi percepción de la película no hubiese mejorado la hubiera firmado quien fuese, conocido, debutante, reaccionario o izquierdista, crítico o patriota... Como te escribí, lo que sobre todo me parece es aburrida y tediosa, y eso es algo por encima de las consideraciones ideológicas.

A mí me ha seguido interesando, Egon; y quiero creer que aún puede hacer algo bueno pero, la verdad, últimamente parece empeñado en convertir nuestra confianza en una verdadera prueba de fe.

Gracias a los dos!