03 octubre 2006

CUANDO EL PADRE ES EL HIJO


Lo confieso: los prejuicios se habían adueñado de mí antes de ver esta película, en gran parte porque tras ella se encuentra una selección de vástagos de nombres de la cultura oficial que, en muchos casos, representan lo que menos me gusta de la mal llamada progresía y que, acabada hace ya tiempo su carrera artística, copan puestos de influencia con verdadero e indirecto poder. Y si no, repasemos la ficha, que la lista es suculenta: dirige Víctor García León, hijo de José Luis García Sánchez y la cantautora y concejala socialista en el Ayuntamiento de Madrid Rosa León; el guión lo firma Jonás Trueba, hijo de Fernando Trueba; y la música corre a cargo de David San José, hijo de Víctor Manuel y Ana Belén... No está mal, ¿eh? Con algún descendiente de Teddy Bautista tendríamos casi el establishment de la cosa al completo.

Por eso, cuando las críticas de los periódicos comenzaron a cantar las virtudes de esta película, tras su paso por el recién finiquitado Festival de San Sebastián, me saltaron todas las alarmas; temí encontrarme ante un nuevo caso de amiguismo, esa enfermedad que parece haberse enseñoreado de la crítica oficial de nuestra prensa, y que consiste en alabar sistemáticamente toda aquella producción que provenga de uno de los integrantes de la nomenklatura cultural de este país...

Pues no, para nada; no podía estar más equivocado. Es más: confieso que, llevado por esos prejuicios, estuve a punto de perderme la que es una de las mejores películas españolas estrenadas este año y, desde luego, una de las mejores cintas de la cartelera. Si García León ha conseguido una obra tan ajustada, madura y equilibrada como ésta en su segunda película, puede que nos encontremos ante un nombre a tener en cuenta, y tenerlo por lo único verdaderamente valioso: por su talento.

Y eso que hay algunos puntos débiles en Vete de mí, pero en ningún caso lo bastante importantes como para estropear un balance realmente positivo, y que tiene en el duelo actoral de Juan Diego y Juan Diego Botto uno de sus mayores alicientes (pero no el único, porque a lo largo del metraje los personajes secundarios van ofreciéndonos su momento de gloria, y no es el menor la recuperación de nombres tan característicos de una época de nuestro cine como José Sazatornil "Saza" y Esperanza Roy...). Y si el primero fue justo merecedor de la Concha de Plata que le entregaron este domingo
(a pesar de su escasa vocalización en varios instantes de la película, una limitación que, curiosamente, le sirve para hacer aún más creíble el derrumbe interior de su personaje), Botto no le anda a la zaga y ofrece una interpretación que demuestra que, como actor, se crece cuando tiene delante a un monstruo veterano que le obliga a sacar lo mejor de sí mismo (como ya le ocurriera en Martin Hache ante el gigante Luppi).

Vete de mí, bajo la apariencia de una comedia, que oculta en su interior una historia triste que sólo se revela en el último tramo de la película (y sintetizado en el estupendo plano final), narra la historia de un padre y un hijo; el primero, un actor mediocre que, ya instalado en la sesentena y formado en una visión del teatro que consideraba al arte como una herramienta para cambiar la sociedad, malgasta su talento en casposas producciones de estúpidos vodeviles. El segundo, su hijo treintañero, un inútil que vive instalado en la perpetua adolescencia, incapaz de asumir ningún compromiso ni encaminar sus pasos hacia ningún lado, con un ya largo currículum de carreras empezadas y abandonadas, efecto colateral de una concepción de la educación nacida al calor de mayo del 68. Pero Guillermo, que así se llama, es tremendamento simpático y atractivo, se lleva a las chicas de calle y se las arregla para que siempre haya alguien que le saque las castañas del fuego... un tipo peligroso, sin duda, que todo ser juicioso echaría rápidamente de su lado...

...que es justo lo que hace su madre (estupenda Rosa María Sardá), lo que le obliga a recalar en el pequeño apartamento en el que su padre vive junto a una actriz treinta años más joven que él; y esta circunstancia será el punto de partida para una curiosa evolución en la que, poco a poco, el padre irá poniendo en cuestión aquello en lo que él cree descansa su vida, y que no es más que una vacía mentira, los barrotes de una jaula que de repente se le vuelve asfixiante. Y el hijo, enfrentado a la exigencia paterna de que se busque un trabajo se verá, para su sorpresa, obligado a ejercer de padre de su progenitor, una situación viciada de origen porque en su relación de mutuo y recíproco aprovechamiento hablar de cariño es poco menos que un chiste de mal gusto.

Todo ello dará pie a escenas hilarantes, pero que van dejando un poso de amargura que termina por congelar la sonrisa cuando comprendemos que tenemos ante los ojos a dos nulidades exactamente iguales, separadas únicamente por la edad, y que en una sola tarde son capaces de dejar que se evapore lo único que tienen. Y a pesar de algunas convenciones y brochazos de guión, el conjunto transmite una rara autenticidad que nos engancha desde el primer fotograma para ya no abandonarnos hasta el final. Y cuando aparecen los títulos de crédito, nos hemos quedado con la sensación de haber visto buen cine, bien narrado y mejor actuado.

O sea, que la cosa tiene moraleja: cuidado con los prejuicios, y mea culpa (pero que no sirva de precedente).

VETE DE MÍ. España, 2006. Color, 90 min. Director: Víctor García León. Intérpretes: Juan Diego, Juan Diego Botto, Cristina Plazas, José Sazatornil "Saza", Esperanza Roy, Rosa María Sardá. Guión: Víctor García León y Jonás Trueba. Fotografía: Mischa Lluch. Música: David San José. Producción: Juan Gona. Vista en: Cine.

[+] Vete de mí, en Pelisbilbao

22 comentarios:

Vade retro dijo...

Por lo que cuentas es una película que procuraré ver.
Respecto a lo de los prejuicios, es normal, de tanto que sucede lo mismo que uno caiga en generalizaciones.
Te dejó una buena lectura: no dejarte llevar por los prejuicios.
Por tanto, ya sólo por eso es interesante de ver.

Dcine dijo...

Pues esta es precisamente una de las películas que más me gustaron del pasado Festival de San Sebastián, y si he de ser sincero, la verdad es que yo también tenía mis prejuicios. Y no por el director y todo eso. Su anterior película me gusto, aunque tuviera los típicos fallos esperables en una ópera prima. De hecho la vi en una pequeña sala (en la que no estaríamos más de 20 personas) en la que él mismo hacía una presentación y donde al final de la misma se improvisó un pequeño debate e incluso le hice alguna pregunta y todo (algo realmente raro en mi, por cierto). Me cayó muy bien.
Mis prejuicios estaban más dirigidos a Juan Diego Botto y al título. Con estos dos elementos yo me esperaba el típico drama sesudo, (algo como Martín Hache) y más al comenzar los títulos de crédito, con esa canción que me hacía augurar lo peor...
Nada más lejos de la realidad. Felizmente me equivoqué y puedo decir casi con total seguridad que estamos ante una de las comedias del año. Ácida, brillante, negrísima como el carbón, y con algunos momentos realmente hilarantes, si, pero sin dejar nunca de estar anclada en la realidad social mas actual. De hecho si no fuera por el marcado tono cómico del guión y de las excelentes actuaciones de todo el reparto (sobre todo la merecidísimamente galardonada actuación de Juan Diego), esta historia bien podría haber sido todo un dramón triste y amargo.
En suma, una muy recomendable comedia negra, que espero tenga el éxito que se merece.

Un saludo,
Barry Collins

Lluna de foc dijo...

Tendremos que verla! Es normal lo de los prejuicios, somos humanos, no? Además errar es de humanos, te dignifica como crítico!!!!!

freddyvoorhees dijo...

Hm, yo también temía un caso de amiguismo, pero si dices que para nada te creeré, además esa mención 8aunque sólo sea para calibrar el nivel de Botto) a Martin (Hache) hace que tenga más ganas... pero, la verdad, me sigue llamando más "La noche de los girasoles", a ver si puedo verla mañana antes de irme...

Mikyma dijo...

Pues yo diría que es la película española que más ganas tengo de ver. Muy por encima de Alatriste y Volver.

Lucinda dijo...

¿Estaremos ante una de esas raras joyas del cine español que a veces surgen pero no tienen mayor trascendencia en taquilla...? En ese caso, bienvenida.

¡Rosenrod, no sé de dónde sacas tanto tiempo para ver tanto, tantísimo cine...! La verdad es que te envidio... me encanta ir al cine pero entre horarios, compromisos, vagueos y falta de presupuesto...

Rosenrod dijo...

Tienes toda la razón, Vade; y sin embargo, los prejuicios son inevitables, creo que nadie nos libramos de ellos.

Me alegra que coincidamos, Barry; y qué bueno es llevarse una sorpresa agradable (normalmente es al revés)

No sé si errar dignifica, Lluna, pero es inevitable; y desde luego, ¡que todos los errores sean así!

Yo no he visto "La noche...", Freddy, pero me han hablado muy bien de ella, como también de "La mirada". Ahora mismo, hay un puñado de buenas películas españolas en cartelera. ¡Para que luego hablen de crisis!

No te la pierdas, Mykima; es buena de verdad.

Bueno, Lucinda, la verdad es que tiene un poco de truco. Siempre he procurado ver al menos una película a la semana, pero últimamente he empezado a colaborar en un programa de radio, así que procuro ver al menos un par para al menos poder hablar de ellas con conocimiento de causa. Y sí, además tengo mi trabajo, el que me da de comer y esas cosas, y salir y gastar el dinero... pero te juro que no tiene nada de obligación: reconozco que una de mis pasiones, una de las más fuertes (no afortunadamente la única) es el cine, así que nunca me cuesta un esfuerzo sentarme en una sala a oscuras y ver una película. Y el día que se convierta en una, lo abandonaré. ¡Que obligaciones ya tenemos bastantes!

Gracias a todos!

Lucinda dijo...

¿Dónde sale tu programa de radio? Sería un puntazo escucharte, si es posible.

Rosenrod dijo...

Pues es un programa que se emite en Radio Intereconomía los sábados, de 22 a 24 h. (hora horrible, lo sé, en la que el número de cosas mejores que hacer se multiplica por mil). Se llama "Noche de cine", lo hacemos un grupo de personas, buscamos que sea entretenido y agradable, y simplemente repasamos los estrenos de la semana. Eso sí: ahí me presentan con mi nombre mortal, no como Rosenrod :)

En fin, pues ahí empiezan mis noches de sábado. Dónde las termine, ya es harina de otro costal :)

Un saludo!

pequeñoIbán! dijo...

Tuve la oportunidad de verla en San Sebastián y no lo hice. Parece que me equivoqué

Pregunte por ahí y la mayoría me dijeron que estaba bien, sin ser para lanzar cohetes. Que lo mejor era Juan Diego y la primera parte, que a partir de ahí perdía algo de fuelle

Un saludo!

robgordon1982 dijo...

A mi la anterior pelicula de estos "hijisimos" españoles me sorprendio gratamente.
Se llamaba "Mas pena que gloria", el protagonista era Biel Durán (al que ahora podemos ver en "Salvador") y Quique San Francisco tenia un papelazo.
Me gustó el humor que gastaba aquella película, una de las tantas que hablaban de la adolescencia, el interés por el sexo, las chicas y demás.
Por eso creo que "Vete de mi" puede ser una pelicula maja.

Saludos septimocieleros!

Rosenrod dijo...

Pequeñoibán, creo que es evidente que yo tengo una opinión mejor; dale una oportunidad, creo que no te arrepentirás.

Pues me ha dado ganas de verla, Rob; a cambio, yo te recomiendo encarecidamente ésta. Creo que no te decepcionará.

Un saludo!

kasandra dijo...

Yo es de las que procuraré ver, seguro.

Martín H. es una de mis pelis.

Y suele gustarme Botto

Me alegro pues por ti, porque te hubieses equivocado, o porque tus temores hayan sido infundados


Mas besos :)

Rosenrod dijo...

Pues sí, Kasandra; así da gusto equivocarse :)

Más besos para ti

Marnie dijo...

El tráiler daba bastante miedo. Me alegro de que luego la película no sea tan mala. Algún día la veré, supongo.

Rosenrod dijo...

No vi el tráiler; pero, ya te digo, más prevenciones que las que tenía yo, difícil (por no decir imposible) tener más.

Un saludo, Marnie!

Marnie dijo...

Bueno, básicamente salía Juan Diego como muy pasado de rosca en el peor sentido posible, y Juan Diego Botto como más soso y pescado hervido que nunca, que ya es decir XD Y encima eligieron una serie de situaciones que bien podían estar sacadas del cine de Esteso y Pajares. Pues eso, que daba miedo XD

Rosenrod dijo...

Ya, me hago una idea...

...francamente, no sé para qué hacen a veces los tráilers. Casi sería mejor que nos dejaran imaginarnos las películas, vistos los resultados.

Otro beso, Marnier

Iñaki Bilbao dijo...

Simpática y a la vez reflexiva comedia de Víctor García León, hijo del director José Luis García Sánchez y la cantautor Rosa León.
La mejor virtud que posee es que está estupendamente interpretada y se ve sin problemas. No obstante es claramente desigual en su desarrollo e incluso interés.
Sus primeros 45 minutos son espléndidos, muy divertidos y llenos de ingeniosos, agudos y ácidos diálogos. Sobre todo en lo concerniente a la peculiar no-relación entre un padre y un hijo, y la repercusión que esto tiene en las personas que le rodean.
En cambio, y casi de repente, cuando más interesante está, la cinta se convierte en un soliloquio de un extraordinario Juan Diego. Un casi monólogo, donde Juan da lo mejor de sí mismo, que es mucho, pero ocurre que no calla durante bastantes minutos. Demasiados para mi gusto. Esto hace que la película decaiga en su ritmo, perdiéndose algo de vista lo que hasta ese momento acontecía. Se trata de una declaración de inteciones hacia el oficio de actor, de un actor de un teatro casposo, plúmbeo, antidiluviano...que sigue teniendo mucho éxito por lo que se ve.
No, no está mal saber lo que opina de esto el protagonista, pero la historia no iba por ahí, sino que tocaba otros temas más universales y de candente actualidad.
Pero bueno, como quiera que el final de la película, los últimos cinco minutos son muy aceptables por su realismo y honestidad para con el espíritu de la historia, el sabor de boca que deja es bueno...Pero debería haber estado mejor.

Rosenrod dijo...

Es cierto que el final, y sobre todo el plano, es una verdadera joya...

Un saludo, Iñaki!

Lider Rojo dijo...

Creo que en Martín Hache hay muchos temas interesantes al margen de los innumerables e impactantes diálogos. Podéis revisar algunos en los extractos compilados en mi página. Me remito fielmente al guión impreso.

http://librosparaleer.blogspot.com/

Rosenrod dijo...

Paso a echarle un vistazo, Líder. Si algo tenía estupendo "Martín Hache", eran sus diálogos.

Un saludo, y bienvenido!