16 septiembre 2007

¿POR QUÉ VUELVEN?


Llamémoslo tendencias o directamente espionaje industrial, lo cierto es que la última moda en Hollywood (un sitio donde las modas llegan a apelotonarse y triunfar cuando la anterior todavía está en la cúspide), como sabéis, es traer de nuevo a la vida a los grandes personajes que triunfaron en los ochenta. Abrió el desfile, de una manera que despertó el escepticismo de muchos que luego tuvieron que levantar la ceja al encontrarse con algo bastante más digno de lo esperado, Rocky Balboa, de un Stallone que se resiste a morir. Ahora, le sigue John McClane, el atípico héroe a su pesar que hizo olvidar que Bruce Willis, antes que nada, llevaba camino de ser un Ben Stiller cualquiera (lo que supongo que sorprenderá a los lectores más jóvenes de este blog, si es que hay alguno). Y el resto ya lo sabemos: Indiana Jones, Rambo, Conan y los persistentes rumores de una posible nueva entrega de Arma letal, bastante poco probables dada la negativa de Mel Gibson, sin el que resulta imposible imaginarse una nueva estación de la franquicia (bueno, esta última afirmación, cuando se habla de la industria cinematográfica, no deja de ser demasiado temeraria). Si a eso añadimos la vuelta del universo Terminator en forma de serie (The Sarah Connor Chronicles), e incluso alguna probable secuela cinematográfica (¡qué pena, insisto, que Schwarzwenegger ande liado en otras tonterías!), la tendencia es más que evidente.


Pero no sólo las franquicias, sino que algunas de las propuestas más rentables del cine de entretenimiento de este verano (evidentemente, hablo de Transformers) responden a esa falsa nostalgia de recuperar el espíritu de unas películas con su punto de ingenuidad, entretenidas sin complejos, y que no confían su única baza a la espectacularidad, sino a unos personajes que se quieren carismáticos y unos guiones que les hace ser bastante más que simples títeres. Y cuando digo "falsa" nostalgia lo hago porque, en realidad, tras todo ello se oculta una jugada de mercadotecnia en la que incluso llegan a estar, por detrás, los responsables de aquellos primeros éxitos (Spielberg en el caso de los robots gigantes, el propio Willis en el de La jungla 4.0).

Pero también aquí hay que pagar un peaje, porque lo que tenemos ahora no es exactamente lo que los de nuestra generación disfrutamos. Reconozcámolos: el porcentaje de gente que va a las salas de cine y que tiene entre treinta y cuarenta años no es muy grande, sobre todo si se compara con el de adolescentes que sigue siendo, en esencia, el sustento de la industria cinematográfica (como lo era ya en nuestra época; ya por entonces oíamos el soniquete y la denuncia de la infantilización del arte cinematográfico porque los estudios habían descubierto el potencial de los poco exigentes e incultos jovenzuelos... ¡qué raro que algunas de aquellas cintas tengan hoy el aprecio crítico que no les sobró en su momento!)


¿El resultado? Que McClane sigue siendo McClane, pero un poco menos, y que el universo diáfano de Spielberg recula en Transformers para dejar paso al Michael Bay más ampuloso y espasmódico. Por ahora, sólo Stallone ha permanecido absolutamente fiel a los principios de su millonaria saga del boxeador más famoso de la historia del cine, y curiosamente ha logrado hacerse un hueco volviendo a las esencias. Dadas las circunstancias, quizá su apuesta sea la más arriesgada por haber sido, paradójicamente, la más conservadora. Veremos a ver la proporción entre cálculo y nostalgia de los nuevos títulos; y una cosa sí que parece cierta: los que no parece que vayan a volver (como ya comentó John Trent en un post en su blog) serán los viejos duros, demasiado políticamente incorrectos para nuestros días. Al menos, hasta que alguien tenga la revelación en una reunión de marketing estratégico de alguno de los estudios de Hollywood.

20 comentarios:

An dijo...

la jungla de cristal, pese a lo que se diga me parece una buena triologia...que poco a poco fue perdiendo su esencia, en españa tubo la mala suerte de contar con un titulo demasiado marcado...pero bueno...esperemos que esta cuarta parte entretenga...ya se vera :) Saludos

Espineli dijo...

Si, han salido muchas pelis buenas este verano, Transformers, La jungla 4.0,Piratas del caribe en el fin del mundo... Habrá que ver alguna, a mi me gusto mucho la de Shrek 3.
Salu2.

Cineahora dijo...

Yo todavía recuerdo el varapalo que le dieron algunos críticos a la primera 'Jungla de cristal' !!!!

Y a mi me encantó.

Sí, en esos momentos se hablaba de infantilización de los argumentos y personajes, que si el género cinematográfico en estado puro había muerto...

Y ahora, un par de westerns como 3:10 to yuma o Jesse James a punto de estreno, y ese drama-thriller protagonizado por Jodie Foster, The brave one (el título en español, terrible!), que al menos por su argumento y trailer, recuerda al mejor Charles Bronson de su etapa dorada de los setenta.

Hollywood está sacando ideas del pasado, y ahí está ese aluvión de remakes que se avecina.

Pero parece que lo ochentero vuelve a estar de moda, como en los ochenta gustaba lo sesentero.

Y curioso que, en un cine cuyas imágenes lo han llegado a mostrar (prácticamente todo), o con los diálogos de Tarantino que han creado escuela, se apunte ahora a lo políticamente correcto.

¿Cuestión de marketing u otra arma para intentar influir con los mensajes de EE.UU. culturalmente en el resto del mundo?

Jordi M. Novas dijo...

Hay sequía de ideas originales, peo si los remakes y las secuelas se hacen bien, pues que coño..

Rosenrod dijo...

Desde luego, John McClane es uno de los personajes más carismáticos del cine de acción le pese a quien le pese, An.

Pues... me temo que, de las que citas, sólo me parece aceptable precisamente "La jungla 4.0", Espineli. Las otras me han decepcionado muchísimo (bueno, algunas no, porque eran como cabía esperar).

Es cierto, Cineahora: los justicieros vuelven con cuerpo de mujer. Y tienes toda la razón: aún me carcajeo cuando veo cómo, cada vez que ponen "Parque Jurásico" o "Terminator 2", los críticos le ponen una buena nota... cuando en el momento de su estreno directamente las crucificaron. Son las cosas que tiene el tiempo, que pone las cosas en su sitio, para bien o para mal.

Estoy de acuerdo, Jordi: el tan añorado cine clásico era un hervidero de "remakes", que además se hacían sin ningún empacho. Y no todos eran buenos, ni mucho menos.

Un saludo y buena semana!

Martín Bolívar dijo...

Será que Hollywood tiene poco que aportar al mundo más allá de su realidad de plástico, siempre con su bandera al fondo, sobre el sueño americano que tampoco es una realidad, más bien una mentira.

mixtu dijo...

amigo,
assim não é necessario comprar uma revista da especialidade, basta vir mirar o teu blog para quedar informado acerca de cine...

abrazo europeo

LUIS AMÉZAGA dijo...

Cuando una fórmula funciona, cuesta mucho a las productoras desprenderse de ella o evolucionarla como los robots japo. Cuando la agotan, la calidad ha quedado a la altura del barro.
Acabo de ver la jungla 4. En el cine no me han visto el pelo. Ya que la SGAE me cobra por adelantado pues suponen que voy a robar, he robado para no defraudarles. Me la he descargado. Visión perfecta. Sólo un pero: Willis con doblaje mexicano no es lo mismo :)

Lucinda dijo...

Muy bien observada la tendencia, Rosenrod (y muy cierta). Claro que es evidente... sacar tajada de auténticas películas míticas (independientemente de su calidad, tanto ahora como en su momento) es una tendencia que siempre salvará la carrera de más de un director.

Lamentablemente no siempre las resuelven con la dignidad que merecen...

www.espiralroja.com

Natalia Book dijo...

Sólo vi las dos primeras de la jungla, y en vídeo o tv, no me acuero. Sí recuerdo que eran bastante entretenidas. Pero no me apatece ir al cine a verla. Quizás en tv
Saludos

Rosenrod dijo...

Bienvenido, Martín; sí, es cierto que la visión norteamericana del mundo y la vida es algo perfectamente visible en la mayor parte de sus películas. Ahora bien, lo que no se puede negar es que son los reyes del entretenimiento y que, cuando una película de Hollywood es buena (lo que desgraciadamente no ocurre con demasiada frecuencia), no hay nada mejor.

¡Jajajaj! Gracias, Mixtu, pero la verdad es que aquí tan sólo pretendo recoger pequeñas cosas de un mundo, el del cine, que da para mucho, para muchísimo. Por eso me encanta.

Hombre, Luis, puestos a verla en versión original, la verdad, no me imagino yo a Willis sin la voz de Ramón Langa (uno de los casos de simbiosis actor-doblador más alucinantes que podemos encontrar en nuestro país).

¡Hombre, Lucinda! Veo que has vuelto a la brecha, qué bien. Y sí, tienes toda la razón: lo de acudir a éxitos añejos, en demasiadas ocasiones, es un arma de doble filo. Hay que ser muy bueno para no pillarse los dedos.

Pues nada, Natalia, es lo bueno que tienen este tipo de películas: que se pueden ver perfectamente en DVD o la tele (aunque el pasote de derribar el helicóptero con el coche debe de perder bastante en la caja tonta, no te creas :) )

Un saludo!

Faraonika dijo...

Pues a mí ya me empieza a cansar tanto remake y segundas, terceras, cuartas...partes de películas.
Quiero originalidad (que la hay, estoy segura), quiero que se arriesguen! Pero como siempre el jodido dinero dirige todo y haciendo que vuelvan aquellos que un día triunfaron lo tienen asegurado en sus bolsillos de antemano.
Una pena!

Dark Euridice dijo...

Duro de matar ya es tipo "Bruce Willis contra la prostata asesina" jajaja!
Transformers me re gustó!

Rosenrod dijo...

Tienes toda la razón, Faraónika, sobre todo si se valoran la mayor parte de las secuelas que andan sueltas por ahí. Sin embargo, algo como "El ultimatum de Bourne" demuestra que, cuando se quiere y hay talento, puede salir algo de muchísima calidad, aunque sea una tercera parte.

¡Jajajaja! No es mal título alternativo, Hécate. Y eso sí: me temo que no compartimos el entusiasmo por la de los robots gigantes ellos... :)

Un saludo!

Crunch dijo...

Muy de acuerdo contigo. En cuanto a la infantilización del arte cinematográfico... ¡menuda jilipollez! el cine no es más que un reflejo de la sociedad, que es en sí la que se está infantilizando en general.
Peter panes consumistas, que es lo que somos.

un saludo!

Anónimo dijo...

Marinero (Alberto Q.)
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Yo creo que hay una mezcla de motivos: los económicos y las ganas de retomar proyectos antiguos que marcaron una época en el mundo del cine de acción.

Buen post, Rosenrod.

Saludos

BUDOKAN dijo...

Creo que estas remakes son como dices franquisias que tienen asegurado cierto retorno económico. Sin cuestionar si son buenos o malos films creo que lo que quieren es asegurar la recaudación. Saludos!

Thalatta dijo...

Pues con la Jungla he decidido no descargármela e ir a verla al cine jejeje pero se está resistiendo, no termina de caernos bien ningún día, igual mañana...
Y es que me han encantado las otras 3 y no puedo dejar pasar esta. Me gusta McClane.
Besosss

e-catarsis dijo...

Mira he visto la jungla ( ha sido inevitable) y desde luego si a mi me pegan el dos por cierto de jostias que al Willis... muy fuerte... todo, el caza, el bruce. el helicoptero (bueno la manera de abatirlo)...la lexe...
(Si es que me lo veo tó...)
:P

JohnTrent dijo...

Ante todo, muchas gracias por recordar mi blog en este post, y sobretodo ese artículo al que le tengo tanto cariño sobre el cine de justicieros.

Sobre el regreso a los viejos tiempos y a los viejos héroes ya hable también en una ocasión. A mi me parece bien que vuelvan si esos regresos traen películas tan buenas como Rocky Balboa o tan dignas dentro de su espectacularidad y, quitando algún que otro momento, entretenidas como La jungla 4.0. Tampoco hay que buscar en ellas que supongan algo tan bueno como lo fueron sus originales, ni que mantengan cien por cien el espíritu de aquellos. La renovación, si esta bien hecha, también puede convencer, como sucede en parte (y repito, solo en parte, pese a quien le pese) con la cuarta entrega de las aventuras de John McClane.
Transformers, por su parte, supone una actualización más que una adaptación literalmente hablando. Se mantienen los personajes, sus nombres y cierta esencia de la serie animada, pero todo lo demás es una reinvención-espectáculo de la mano de Spielberg y, sobretodo, Michael Bay. Lo que por otra parte era de esperar viendo los avances y sabiendo quien esta tras las cámaras. Sea como sea, una película bastante entretenida.

Nos queda esperar que nos ofrece John Rambo, que me da a mi que nos va a sorprender muy gratamente, y ver si los nuevos acercamientos a Terminator o Conan, ya sin su estrella de siempre, pueden aportar algo y valerse por si mismas, cosa que tengo en duda.

Por cierto Rosenrod, cuando quieras hacemos quedada peli-birrera, que conste que no se me ha olvidado. Ya me dirás cuando te viene bien, aunque no me mandes correos que por el momento no puedo mirarlo.