26 octubre 2008

MINUTOS MUSICALES (VI)


ASTURIAS NUNCA DIO TANTO MIEDO

Que el español Javier Navarrete es uno de los valores a tener en cuenta, sobre todo tras su nominación al Oscar por la banda sonora de El laberinto del fauno, es un secreto a voces. Y si algo no se puede negar es que es osado y atrevido: no hay más que echarle un oído al tema principal que utiliza en su score para Reflejos, la última entrega del
más que interesante Alexandre Aja. Porque, ¿cómo puede calificarse si no su decisión de utilizar la archiconocida pieza Asturias, de Isaac Albéniz, como eje central de la partitura de, no lo olvidemos, una película de terror? Y sin embargo, el resultado funciona, y resulta todo lo ominoso e inquietante que cabría esperar. Juzgadlo vosotros mismos:

Javier Navarrete, Asturias-Main Titles, de la BSO de Reflejos (2008) (1' 49")



CARTER BURWELL SE DISFRAZA DE PHILIP GLASS

Desde luego, si existen unos chicos de costumbres, ésos son los hermanos Coen, Ethan y Joel, Joel y Ethan (podéis escoger el orden que prefiráis, porque creo que nadie tiene muy claro dónde termina uno y dónde empieza otro... en lo artístico, claro). Y desde luego, no iban a cambiar la tradición en su nueva entrega, Quemar después de leer: pueden haber cambiado de director de fotografía, pasado a hacer obras de encargo... pero si hace falta una composición original para su película, ahí está su viejo amigo Carter Burwell, que no les falla... aunque a uno le queda la duda de si en realidad no será un pseudónimo de Philip Glass para hacer trabajillos extra porque, sinceramente, si me dicen que este tema lo había compuesto el de Las horas, me lo habría creído a pies juntillas. ¡Crédulo que es uno! Menos mal que el final de la pieza sí que es típicamente burwelliano...

Carter Burwell, Higher Patriotism, de la BSO de Quemar después de leer (2008) (1' 36")



CLINT SE PONE TRISTE

¡Anda que no me ha dado quebraderos de cabeza esta película! Salí tan entusiasmado, tan triste, tan emocionado, que no pude evitar recomendársela a todo el mundo. Y a punto he estado de quedarme sin chica, sin amigos... sin nada de nada, porque el comentario general fue: "¡menudo tostón!" En fin, ¿quién dijo que fuera fácil lo de recomendar películas? Eso sí: lo que resulta difícil negar es la sensibilidad de su tema principal, interpretado por Jamie Cullum, y cuya melodía (al igual que la partitura de toda la cinta) está compuesta por Clint Eastwood, ése al que aún quedan cortos de vista que se empeñan en verle únicamente como un chuleta republicano de gatillo fácil y machismo simple. Claro que la historia tiene su aquél: al parecer, la película ya tenía una banda sonora anterior pero, al verla San Clint (creo que en Sundance), se dirigió al director, James C. Strouse, para ofrecerle un score nuevo. Y Strouse aceptó, más que nada porque a una película independiente siempre le viene bien el respaldo de una vaca sagrada. Dos nominaciones a los Globos de Oro, una de ellas a la canción principal, parecen rubricar lo acertado de la idea... aunque seguramente Max Richter, autor de la partitura original, no debe de pensar precisamente lo mismo...

Clint Eastwood y Carol Bayer Sager, Grace Is Gone, de la BSO de La vida sin Grace (2007). Interpretada por Jamie Cullum (3' 13")


Leer Minutos musicales I, II, III, IV y V


Y hablando de cine...




Happy: Un cuento sobre la felicidad: Un personaje 100% Mike Leigh

Puede resultar un tanto desconcertante que Mike Leigh, quien tantos dramas nos ha despachado y sabido contar tan bien, haya optado por servirnos una comedia en... Leer más







Quemar después de leer: Los Coen no han vuelto de todo

No es país para viejos
fue una excelente noticia porque marcó el regreso de los hermanos Coen; pero aquélla, en cierta manera, era una cinta atípica en su filmografía, por... Leer más







Camino:
Carmen Elías y Nerea Camacho, entre lo mejor del año

Sobre el papel, podría parecer que el cambio de registro entre las películas anteriores de Javier Fesser y Camino es un salto sin red: de las comedias deudoras de los... Leer más

9 comentarios:

Cèlia dijo...

Clint no ha sido nunca de mi devoción, por lo tanto, me abstendré,¿què tal Camino? los trailers prometen... però no comentas nada especial, sospechoso...

fesser dijo...

Ya se ve que, después del fracaso en taquilla (la 7ª película de la semana pasada, y eso que no había muchas más), a Fesser le interesa crear polémica antes del fin de semana.

Cometí el error de ir a ver Camino, lo cual sólo me hizo pasar un mal rato con una película larga, lenta y sangrienta. Estoy de acuerdo con los críticos: el tema se aborda lentamente y la película resulta como una patada en el estómago. Tuve que irme al cabo de dos horas de película… y todavía le quedaba lo peor, según me han contado.

La película ya está en la red para descargar. Os recomiendo que os la bajéis y gastéis ese dinero en unas buenas copas, en lugar de pasar un mal rato en el cine.

Milagros Sánchez dijo...

Anotadas quedan tus recomendaciones, que en cuanto a los hermanos Cohen siempre gozan de mis preferencias. Sobre la película Camino, no la he visto todavía pero aunque sea desagradable de ver, apuesto por el mensaje que comunica: ¡hasta qué punto el lavado de cerebro del Opus Dei y sus intereses añadidos consiguen terminar con la vida inocente de una niña cuyos padres parece ser que prefieren "sacrificarla" como si estuvieran haciendo una "ofrenda" tipo secta satánica o iluminatis locos de atar!
Te mandamos besos multicolores!

Crunch dijo...

al leer el título de tu post "ASTURIAS NUNCA DIO TANTO MIEDO" lo primero que me vino a la cabeza fue Melendi; menos mal que después resultaba ser otra cosa.
Sólo he visto la de los Coen, y la verdad, se me hizo larga aunque tiene momentos buenos y como siempre hay algunas lineas de diálogo brillantes.

saludos!

Lucinda dijo...

Ví el otro día "Quemar después de leer" y salí un poco extrañada, aunque, jolín, son los Coen, ellos tienen su propia forma de contar historias.

Le doy un 10 a Pitt, a Frances y a John Malkovich, creo que está inmenso haciendo, (un poco) de sí mismo, ¿no crees? El final, eso sí, abrupto, para mí no cierra bien toda la historia... un poco más de soluciones a las incógnitas se habría agradecido...

Rosenrod dijo...

Bueno, veo que la cosa se divide entre "Camino" y los Coen... Supongo que era inevitable.

A ver: no creo que mi crítica de "Camino" sea neutra; considero que ahí está lo que yo pienso de ella... como película, porque al fin y al cabo se trata de una crítica de cine. Es evidente que la imagen que ésta transmite del Opus Dei es demoledora, y lo es especialmente (al menos para mí) en lo que refleja del día a día de la orden, al menos en la casa donde vive la hija numeraria. Y creo que está contado de una manera magistral, muy por encima de otras partes, como los pasajes oníricos, a mi parecer excesivos y reiterativos... Ahora bien, decir que la Obra es la culpable de la muerte de la niña, es excesivo. Al fin y al cabo, lo que termina con la vida de Camino es un tumor cerebral; otra cosa es el provecho que la jerarquía de la organización piensa que pueda sacar tratándose de la primera niña que suba a los altares...

Respecto a la de los Coen: es que le veo demasiadas similitudes con "Fargo", su gran obra maestra (y que, para mi sorpresa, es normalmente considerada una comedia, cuando me parece una tragicomedia, o incluso una tragedia, de tres pares de narices)... sólo que con menos trabajo, como si le faltara un hervor. Y confieso que me quedo especialmente con Brad Pitt (su payaso es, con mucho, el más tierno de todos los que desfilan por la pantalla) y las escenas de los reportes al jefe de la CIA, J. K. Simmons. ¡Simplemente geniales!

Abrazos a discreción!

Jordim dijo...

jaja, es muy reflexivo el segundo comentario; me hace gracia los que cargan contra la película por los mismos motivos por los que se desacreditan a sí mismos comentando..

Arturo Aldaz dijo...

He visto Camino, de Fesser, donde sigue punto por punto la vida de Alexia González Barros -las mismas ciudades, paisajes, contextos y diálogos- pero vueltos del revésy deformados según su prisma, para que el espectador desinformado piense que lo que cuenta es real.

Es decir, donde en la historia real la madre tuvo un comportamiento maternal y humano, Fesser lo cambia en la película por una conducta dura, de forma que el personaje sea el de una fanática.

En la realidad, por ejemplo, la madre le decía a alexia que se quejara; en la película, le riñe por quejarse. Y todo así.

No es sólo el tema del aplauso final. Fesser dijo con toda contundencia en San Sebastian que ese aplauso lo había sacado del libro. Luego, cuando un hermano le hizo ver esa falsedad, dijo que era “un aplaudo simbólico”.

La película empieza diciendo que está “inspirada en hechos reales”, y acaba con la dedicatoria final «A la memoria de Alexia González-Barros, fallecida en Pamplona en 1985, y, actualmente, en proceso de beatificación».

Como he leido en un blog, que no es nada sospechoso de estar a favor de la familia "Si alguien escribe un libro sobre cómo superar la propia corrupción política, y se lo dedica al senador fulano, fallecido, ¿qué han de pensar sus deudos? ¿Con qué derecho, se pregunta la familia de Alexia, le dedica Fesser la película a su hija difunta? ¿Es una declaración de afecto, de un director admirado por la persona en la que se «basa» el personaje que ha creado? ¿Es una ironía final, algo así como decir «todo esto que han visto ustedes ha acabado, en la realidad, en un proceso de santidad»? ”

Eso mismo me pregunto yo. Si es una ficción: ¿por qué se la ha dedicado a ella? ¿Para provocar polémica con las cartas a los familiares y ganar en publicidad, como está haciendo semana tras semana?

Fesser ha ido cambiando de argumentacion: decía al principio que todo era realidad; y luego que todo era una hipótesis de Alexia.
Lo segundo es increible: ¿Alexia pensaba realmente que su madre era una fanática, tal como la pinta Fesser? ¡Vaya hipótesis! Fesser desea que la gente odie lo mismo que él odia –algo legítimo- pero lo hace utilizando la mentira y manipulando la historia real, para fomentar el odio. Nada pasó como lo cuenta Fesser. Es un relato totalmente manipulado.

Y yo pregunto: ¿Es ético aprovecharse del dolor ajeno, de la tragedia de una familia real y maltratar la memoria y la vida de dos mujeres muertas?

Tha dijo...

jjejeej qué curioso lo de Albéniz, la verdad es que queda terrorífico. Preciosa la canción de Cullum.
Aunque hoy sea Halloween, después de leerte me voy con alegría y no con susto jeje
Tengo ganas de ver "Grace is gone" y "Quemar después leer", "Camino", la verdad, no me apetece nada :)
Un besoooo